Economía
Domingo 27 de Noviembre de 2011

“Hubo piedra y precios bajos, el agro está desfinanciado” dicen desde General Alvear

Reflexiones de Carlos Achetoni, dirigente de la Federación Agraria que tomó las riendas en la provincia. Proyectos: una pulpera en Alvear y una juguera en San Rafael para procesar fruta  

Quince días atrás tuvo un fuerte respaldo de la plana mayor de la Federación Agraria cuando el vicepresidente de la entidad, Julio Currás, encabezó en Alvear una reunión con productores. Ahora, a pocos días de llegar de Rosario, donde estuvo reunido con la cúpula dirigencial de la entidad ruralista, Carlos Achetoni anunció la visita de otro de los cabezones de la Federación, Omar Príncipe, secretario gremial, para los próximos días.

En los últimos cuatro años el alvearense hizo una carrera meteórica dentro de la agrupación rural y de ser un simple finquero que cada tanto se movilizaba “sin tener muy en claro con qué fines” ahora maneja la problemática agrícola de la provincia junto con Orlando Marino.

Rentabilidad, previsión, defensa (del productor), intereses son vocablos habituales dentro del léxico que emplea Achetoni y mientras se abre un impasse de espera ante el recambio político en la Nación y la Provincia lo aprovecha para hacer los ajustes necesarios.

–¿Con que fin viene Príncipe?
–Es para seguir de cerca las economías regionales y ver el estado de situación y los planteos de las necesidades. Hay reclamos que se han elevado a las autoridades nacionales y estamos esperando que se concrete la audiencia que se solicitó desde la federación.
Además teniendo en cuenta la situación de la producción, estamos en estado de alerta y movilización.

–¿Qué esperanzas tiene con el nuevo gobierno?
–Que nos podamos entender mejor, especialmente con el Gobierno provincial. En estos años hubo mayor amplitud en la Nación para ver la situación que atravesábamos en la provincia y entonces confrontábamos. Espero que podamos ir juntos a buscar soluciones a la Nación, que es donde están los recursos.

–¿Cuál es la situación del sector para la temporada?
–La piedra (del domingo 6) afectó mucho a Bowen y en el resto del departamento en mayor o menor medida algo de daño hizo. El sector viene de años complicados.
Tuvimos piedra (2008), hubo que salir de ese pozo y el año pasado, que hubo producción, los precios fueron irrisorios. El agro está desfinanciado.

–¿Qué pasa con los tasadores que van a verificar el daño del granizo?
–Venimos reclamando para que exista un desglose por cultivos. No se pueden hacer promedios. Este año no habrá casi producción de ciruela porque no hubo cuaje. Entonces los técnicos van a la finca y el durazno lo tasan en un 85% (de pérdidas) pero como a la ciruela no le pasó nada, porque no hay, hacen un promedio y el porcentaje final de daño en la finca da por debajo del 50%. Es una incoherencia este mecanismo. Es imperioso que se revea esa situación.

Proyectos y reclamos 

Además del petitorio que se firmó en la asamblea que se realizó en Bowen el miércoles 10 bajo la consigna “Las economías regionales dicen basta” y en la cual se propone redoblar el seguro agrícola, financiamiento para el sector, política de precios entre otros aspectos, desde la filial sureña de la Federación Agraria se impulsa la concreción de dos proyectos: una pulpera en Alvear y una juguera en San Rafael. La medida apunta a “absorber la fruta de inferior calidad y hacer que traccionen los precios en la fruta de mayor calidad”, detalló Achetoni.

Dentro de la economía de mercado que rige al sector, la fijación de precios se inicia con los frutos de menor cuantía.

“El damasco no representa el 10% de la producción de durazno pero la pelea por el precio es que esta fruta es precisamente formadora de precios. Si arrancamos de muy abajo no tracciona al resto de los productos”, resumió.

“De ahí surge la iniciativa para la pulpera. Está el compromiso de la Nación ya que son abiertos a este tipo de emprendimientos asociativos pero hay que esperar al 10 de diciembre”, añadió.

Según Achetoni “hay dos puntos que son claves”. Pretenden contar con herramientas que generen rentabilidad cuando hay producción y una salida cuando hay contingencias climáticas. En este sentido insisten en reforzar el seguro agrícola, “que le permita al agricultor continuar hasta la otra cosecha” y conjugarlo paulatinamente con protección de malla”, finalizó el dirigente.

Comentarios