Deportes
Jueves 24 de Noviembre de 2011

Hubo tensión y forcejeos en el arranque de la venta de entradas para el Tomba-Boca

En el Estadio Mundialista se montó un amplio operativo policial. Desde anoche se vieron en Mendoza los primeros contingentes de hinchas de Boca llegados de Buenos Aires. Video

Miles de hinchas de Boca llegaron al Estadio Malvinas Argentinas para comprar las entradas para el esperado partido del domingo en el que se enfrentará al Tomba. A pesar que la venta estaba prevista a partir de las 10, los hinchas se desbordaron ante la espera y se produjeron incidentes.

La venta de tickets arrancó a las 9.55 ante la impaciencia de unos 4 mil xeneizes, pero la furia de los xeneizes se incrementó cuando se enteraron que en las cabinas de venta sólo se puede pagar en efectivo, debido a que por un corte de luz no reciben tarjetas.

Para mantener el orden la policía debió disparar perdigones de goma al aire y tirar gases lacrimógenos en algunos sectores para controlar a la hinchada, quienes arrojaban piedras. Además hay malestar entre quienes en el desorden perdieron su lugar en la fila.

Muchos seguidores de Boca llegaron a las 16 del miércoles al estadio para guardar su lugar y asegurarse sus entradas, pero con la llegada de los demás fanáticos durante las primeras horas de este jueves la situación se transformó en un caos.

Según algunos testigos también hubo piedrazos hacia las cabinas de expendio.

Operativo seguridad

El ministro de Seguridad, Carlos Aranda, confirmó que el operativo se diagramó con mucha antelación y se puso en marcha el miércoles. Para el armado del esquema hubo mucho cruce de información con el organismo de seguridad deportiva de la Capital Federal y con la Asociación del Fútbol Argentino, de la que el presidente de Godoy Cruz, Mario Contreras, es vicepresidente. Estiman que llegarían entre 3 mil y 4 mil hinchas de Boca, además los locales.

Para el domingo, el operativo de seguridad prevé la afectación de entre 1.000 y 1.200 policías a la previa, el transcurso y la finalización del partido. Para los superclásicos del verano, en Mendoza se dispusieron entre 800 y 1.000 uniformados cada vez que se dio un evento con Boca y River de protagonistas.

Con los barras específicamente se ha planeado encapsular a los grupos antagónicos durante su estadía en Mendoza y mantenerlos a la suficiente distancia entre sí como para imposibilitar choques. La fórmula del encapsulamiento (rodear con custodia policial a un grupo en movimiento) también se aplica con la intención de aislar a los barras de la gente que circula por los mismos lugares que ellos.

Comentarios