Policiales
Jueves 18 de Agosto de 2016

Impresionante raid delictivo que comenzó en Villa Atuel y terminó en Alvear

Los protagonistas fueron “El Chatrán” y su compañero “El Checho". Uno de los dos amenazó con matarse con un cúter si no hablaba al juez de instrucción cuando estaba en un calabozo de la comisaría. Fotos.

Un procedimiento de película se produjo en la noche del miércoles e incluyó una persecución por las rutas de la región, ataques y amenazas a policías y de remate un episodio dentro de la Comisaría 14. Allí uno de los detenido tomó un cúter y se lo llevó a su garganta amenazando con matarse si no hablaba con el juez de instrucción.
Los protagonistas fueron dos personajes conocidos en Alvear, “Chatrán” y su compañero el “Checho”, según confirmó el comisario Antonio Cáceres, jefe de la policial departamental.
La persecución comenzó en las inmediaciones de Villa Atuel cuando personal de Lucha Contra el Narcotráfico se lanzó tras un Fiat Punto que los evadió y se dio a la fuga por la ruta nacional 143.
Mientras ambos vehículos corrían por las rutas de la zona, en Alvear se montó un operativo para cerrarles el paso con personal de Cuerpos Especiales y Policía Rural.
Al encontrarse con el bloqueo policial, el Fiat Punto aceleró y se abalanzó sobre el personal policial por eso “se corrieron porque los iba a atropellar, después salieron a perseguirlos”, dijo el comisario.
La persecución culminó en las inmediaciones de Alem y Uspallata de Alvear con el Fiat estrellándose contra un árbol.
“Cuando el personal policial intentó detenerlos se produce un forcejeo, dañan la movilidad de la Rural y tienen que ser reducidos”, comentó Cáceres que acto seguido confirmó que “es gente conocida en el lugar, uno es Domínguez y el otro Miranda”.
Cuando parecía que todo había terminado y ambas personas estaban tras las rejas, la historia todavía tendría un capítulo más.
Cuando iba a ser examinado por el médico, "Chatrán" Domínguez aprovechó que le retiraron las esposas y se las ingenió para tomar un cúter, se lo incrustó en su brazo derecho y después se lo colocó en la garganta. La exigencia era hablar con el comisario, el juez o se iba a matar porque no tenían intenciones de ir a la cárcel.
“Desde que se bajó del auto y hubo que reducirlo se notó que estaba muy alterado, muy sacado”, confió una fuente policial.
Según los dichos del jefe policial, “cuando se presentó el juez (Ignacio) Olmedo depuso su actitud pero tuvimos que trasladarlo al hospital porque se cortó el brazo derecho y emanaba mucha sangre”.  
Domínguez fue asistido en el hospital Enfermeros Argentinos y después lo trasladaron al hospital Schestakow en San Rafael para ser atendido por un especialista porque se  cortó un tendón.
Quejas constantes
El jefe de la policía alvearense no se calló nada. Después de brindar detalles concretos sobre el procedimiento en la noche del miércoles, en que detuvieron a “Chatrán” y el “Checho”, le consultaron sobre las amenazas que habrían vertido en particular hacia los efectivos.
“Nosotros estamos recibiendo permanentemente denuncias y quejas de la gente, donde son vistos en actitud sospechosa, amenazan a la gente en la calle, amenazan a comerciantes para recibir elementos, mercaderías, dinero, y tienen un frondoso prontuario”, dijo en primera instancia y luego confirmó que hasta policías se presentaron en la fiscalía a denunciarlos porque “las amenazas fueron muy graves y hasta delante de la gente que pasaba por la calle, hay testigos de todo el procedimiento. Hay denuncias en la fiscalía principalmente sobre el Chatrán”, indicó.          
Si bien a Domínguez y Miranda les incautaron una escasa cantidad de marihuana y cocaína, las principales causas que inició la fiscal de turno, María Edith Borgna, fueron por resistencia y daño agravado y también amenazas a la autoridad.
Chatrán continuaba internado pero bajo custodio policial y en el caso de Miranda, quedó alojado en los calabozos de la Comisaría 14 de Alvear.

Comentarios