Más noticias
Sábado 31 de Diciembre de 2011

Incendio en la Patagonia chilena ya arrasó 11 mil hectáreas

Las llamas en el parque nacional Torres del Paine siguen fuera de control, a cinco días de desatarse. Se esperan lluvias en las próximas horas. Piden ayuda a la Argentina, Australia y EEUU.

El incendio en el parque nacional Torres del Paine, en la Patagonia chilena, seguía incontrolable a cinco días de haberse declarado y consumía ya 11.000 hectáreas de bosque nativo, según un último reporte la noche del viernes de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), que previó mejores condiciones climáticas para este fin de semana.

Más temprano, el presidente Sebastián Piñera dijo que la situación era "extremadamente compleja", al encabezar en la Onemi un comité especial para enfrentar el siniestro que se inició la tarde del martes en el parque ubicado a más de 3.000 km al sur de Santiago.

Las llamas avanzaron rápido debido a que el lugar es extremadamente agreste y las condiciones climáticas han sido muy adversas, por la prevalencia de fuertes ráfagas de viento y un denso humo que impedía la visión. Sin embargo, se prevé un mejoramiento de las condiciones del tiempo durante el domingo. "Aparentemente disminuirán en algo los vientos y podrían producirse algunos chubascos", explicó el director nacional de la Onemi, Vicente Núñez, al entregar el último reporte.

El pronóstico "nos presenta un escenario mejor del que teníamos hace algunas horas y abre la posibilidad de evaluar mañana, durante las primeras horas, la opción de incorporar a las brigadas terrestres recursos aéreos para el combate del incendio forestal", cosa que hasta ahora no ha podido realizarse, agregó.

"El incendio está siendo contenido en los sectores principales que afectaban la infraestructura del parque y eso afortunadamente se ha solucionado en gran parte", indicó por su parte el gerente de manejo del fuego de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Hugo Knockaer. Por la tarde del viernes viajaron a la zona a los ministros Luis Mayol (Agricultura) y María Ignacia Benítez (Medio Ambiente) para coordinar las labores de combate.

El presidente Piñera dijo además que este viernes trabajaban 300 personas en la extinción del fuego, que el sábado habrá un total de 450, y que se ha pedido ayuda a instituciones de Estados Unidos, Australia y Argentina.

El mandatario declaró además zona de catástrofe a la provincia a la que pertenece el parque nacional, la más austral de América, a más de 3.000 kilómetros al sur de Santiago.

El fuego se inició la tarde del martes en el sector de lago Grey, sobre un sendero que lo bordea al norte de las Torres del Paine, imponente grupo de montañas visitadas cada año por más de 100.000 turistas y declaradas reserva de biósfera por la UNESCO en 1978.

El rápido avance del fuego obligó a las autoridades a cerrar la tarde del jueves las puertas del parque, mientras unos 700 turistas y trabajadores habían sido evacuados.

Ecologistas, en tanto, criticaron lo que consideraron lentitud del gobierno en atacar el incendio.

"Ante la inacción gubernamental, a través de las redes sociales se ha debido comenzar a organizar grupos de voluntarios en Punta Arenas (ciudad de la región) para ir a defender el parque", dijo Luis Mariano Rendón, coordinador de la organización Acción Ecológica.

"Humanamente es imposible combatir situaciones de incendio con esas condiciones. Más aún, sería arriesgar a cualquier persona que se destine a trabajos en el centro de avance. E, estamos trabajando donde las condiciones lo permiten y desde el primer momento", respondió Hugo Knockaer.

El parque nacional Torres del Paine, en la provincia de Última Esperanza, tiene unas 230.000 hectáreas de superficie. El grupo montañoso del Paine está compuesto fundamentalmente por rocas sedimentarias y graníticas, con una elevación máxima de 3.050 metros sobre el nivel del mar.

Comentarios