Zona sur
Miércoles 11 de Noviembre de 2015

Increíble batahola en las puertas de una comisaría

Una permuta de vehículos en Alvear terminó muy mal. Hubo denuncias cruzadas por estafa y luego por lesiones.  

Una permuta de vehículos terminó en denuncias cruzadas por estafa y en una escandalosa riña frente a las puertas de la Comisaría 14 en Alvear.
La vereda de la seccional quedó pintada parcialmente de rojo, igualmente el parte emitido desde el hospital Enfermeros Argentinos no detalla heridas de consideración. Al final de la reyerta uno de los luchadores terminó con un fuerte traumatismo nasal, de allí la sangre en el piso, y el contrincante sufrió un traumatismo de muñeca.
El episodio casi de película se produjo en la madrugada de este miércoles pero comenzó varias horas antes con dos protagonistas, un gitano de 24 años y un hombre de 27 años, los que habían permutado un Renault Clio por una camioneta Ford de un modelo antiguo. 
De acuerdo a los datos brindados por el subcomisario Hugo Alcade, cerca de las tres de la mañana uno de los participantes de la historia se presentó en la comisaría y dijo que alrededor de las nueve de la noche una persona fue hasta su casa, se subió al Clio, arrancó y se fue. En ese momento apareció el nuevo dueño de la camioneta, la estacionó en la dependencia policial y prácticamente le tiró las llaves para que se la quede aduciendo que lo habían engañado.
Después que ambos se acusaron mutuamente de haberse estafado, el gitano que había recibido el Clio y el hombre que adquirió la Ford comenzaron una disputa verbal que fue subiendo drásticamente de tono, más familiares y allegados al joven gitano se sumaron a la discusión y llegó el momento en que las palabras no fueron suficientes y dieron paso a las trompadas.
Como la Comisaría solo tiene personal para la toma de denuncias, realizar trámites administrativos y judiciales, las mujeres policías que estaban de guardia a esa hora se vieron superadas por el altercado y aunque parezca extraño, tuvieron que pedir apoyo para que las movilidades asistieran a una urgencia pero en la propia seccional policial.   
Mientras en la vereda las piñas volaban de un lado para el otro, varias unidades arribaron raudamente y los efectivos lograron apaciguar los ánimos.    
“El personal de calle restableció el orden público y se radicó otra denuncia por lesiones, igualmente no hubo detenidos”, confió el subcomisario Alcalde.
Como fueron dos las denuncias que efectuaron los involucrados, la causa por estafa pasó al juzgado de instrucción y la otra en la que se acusan de provocarse lesiones quedó en manos de la fiscal de instrucción. En tanto la camioneta que fue abandonada frente a la dependencia, fue trasladada a la playa de la policía. 

Comentarios