Deportes
Domingo 11 de Diciembre de 2011

Independiente Rivadavia perdió 2 a 0 ante Brown en Puerto Madryn

El Chapa Zapata sufrió su primera derrota con la Lepra. Hernán Zanni puso el 1 a 0 y Gonzalo Klusener aumentó. Fue el último partido de los Azules, que terminaron jugando con 4 delanteros, en este 2011. 

Independiente Rivadavia desperdició una increíble cantidad de situaciones de gol y perdió 2 a 0 ante Guillermo Brown en Puerto Madryn, en la despedida del año.

Los Azules jugaron su último partido del 2011 y se despidieron hasta febrero, cuando recibirán a Boca Unidos de Corrientes, por la 19ª fecha. Le tocarán dos de local a Independiente, porque en la 20ª recibirá también a Almirante Brown, comenzando la segunda rueda.

Los primeros minutos fueron de color azul. La Lepra salió a "comerse" al rival, pero igualmente no llegó para hacer daño.

Pero en la primera que tuvo el local, facturó. Hubo una mala salida de Judelín Aveska y llegó el centro para Hernán Zanni. El número 8 de Brown cabeceó tibiamente, respondió Ayala pero en la segunda el volante no perdonó y puso el 1 a 0.

La Lepra buscaba el empate, cuando en una contra Ayala volvió a vestirse de salvador. Era el segundo para Brown.

A Independiente el gol lo desconcertó. Y por eso no extrañó que tras un centro de Walter García en un tiro libre, apareciera Gonzalo Klusener por atrás de todos para ganar antes de la salida de Ayala. Fue el 2 a 0 y un panorama complicadísimo para la Lepra del Chapa Zapata.

Ferradas tuvo dos veces el descuento, en una tapó Pereyra y en la otra su remate se fue desviado. En el medio, Benítez se lo perdió solito y solo.

Al Chapa Zapata no le gustaba para nada cómo estaba jugando el equipo y por eso mandó a la cancha a Martín Gómez, en lugar de René Lima, que estaba descompuesto.

En el complemento, Zapata siguió con los cambios. La Lepra buscó el descuento por todos los medios. El paraguayo Recalde tuvo la más clara, pero su remate no fue afortunado.

El guaraní fue de lo mejor apenas ingresó y por eso volvió a tener el gol, pero Pereyra se lució con una atajada espectacular.

Morales Neumann también aportó pero Pereyra volvió a lucirse, y en el rebote Recalde no pudo facturar. A esta altura, la Lepra ya jugaba con cuatro delanteros (Altobelli, Ferradas, Morales y Gómez), pero no había manera de romper el 0 en el arco rival. Encima, el paraguayo era prácticamente el quinto hombre arriba.

Tras una jugada de Morales Neumann, Martín Gómez erró una situación que era más fácil hacerlo que tirarla afuera. El delantero, solo y con el arco vencido, la tiró por arriba del travesaño.

Morales Neumann tuvo otras dos: primero lo erró y después volvió a atajar Pablo Pereyra.

Como para confirmar que la Lepra no iba a hacer goles, Pereyra tapó 3 pelotas consecutivas y encima, hasta Stang se dio el lujo de "errar" un gol. Casi se lo mete en contra a su propio arquero, la figura de la cancha. Ni esa entró.

Fue final y despedida para la Lepra, que quedó mal con el resultado pero tranquilo Zapata (sufrió su primera derrota) ya que creó un sinfín de situaciones de gol. La cuenta pendiente, convertir.

Para Brown fue como una revancha de aquella final perdida en el Argentino A, en la temporada 2006-2007.

Mirá la síntesis

Comentarios