San Rafael
Miércoles 23 de Noviembre de 2016

Instalaron en el auditorio de la FCAI un novedoso sistema para que puedan escuchar los sordos

El novedoso método electrónico se ideó en una escuela técnica de San Carlos. Se trata de un campo magnético que aísla los ruidos del ambiente.

Las autoridades de la Universidad de Cuyo instalaron en el Aula Magna de la Facultad de Ciencias Aplicadas a la Industria un sistema de aros magnéticos que le permiten al hipoacúsico escuchar cualquier disertación y participar de la misma sin la utilización del lenguaje de señas.

Este novedoso método de inclusión para personas con discapacidad se colocó en las primeras tres filas del auditorio. Genera un campo magnético que aísla los ruidos del ambiente y el hipoacúsico tiene que sintonizar su audífono para acceder a la herramienta.
Son 74 las personas con esta discapacidad que pueden acceder a este servicio que brinda la facultad, que no tiene alumnos hipoacúsicos pero que decidió instalarlo en el marco de su política de inclusión.
Este es el único espacio que cuenta con esta tecnología que sorprendentemente se desarrolló en una escuela técnica ubicada en La Consulta, en el departamento de San Carlos.
En este contexto, Julieta Santa María, referente del área de integración de la Facultad señaló a UNO San Rafael que "este es un aporte muy importante para que los chicos que tengan esa discapacidad puedan participar de cualquier disertación o concierto que se realice en el auditorio".
Augusto Roggiero, secretario académico de la institución, explicó que "en esta facultad que depende de la Universidad Nacional de Cuyo no tenemos alumnos con este problema, pero decidimos instalar el sistema que ya funciona en el norte de la provincia".
Es un acuerdo que realizó la universidad que le compró el sistema a la escuela y son los alumnos de esa misma escuela técnica los que colocan el servicio.
A las instalaciones que tienen este sistema se las identifica con un logo que los chicos con esta discapacidad ya conocen y sólo tienen que sintonizar su audífono para poder escuchar.
"Por ahora nos falta la senalética", dijo Julieta Santa María, pero desde principios de noviembre ya empezó a funcionar.
Por su parte el secretario académico mencionó que "esta sinergía que logramos entre establecimientos educativos es muy importante y asegura la integración e inclusión de los chicos sordos al sistema de enseñanza gratuito y público".
Esta iniciativa forma parte de la política de la universidad que se inició en este sentido hace 10 años con la idea de incorporar a los alumnos con discapacidad.
Una anécdota resume todo lo bueno de la iniciativa. Una alumna de una escuela especial que accedió a este método le dijo a su profesor con lágrimas en los ojos que por primera vez lo pudo escuchar, contó Julieta.


Comentarios