La provincia
Martes 21 de Julio de 2015

Intentaron hacerle el cuento del tío al intendente de Tupungato

Fingiendo ser el director del hospital Garrahan, un estafador logró movilizar a varias autoridades. Pedía un depósito de $7 mil para el traslado de un niño fallecido, desde Buenos Aires.

Por Alejandra Adi
adi.alejandra@diariouno.net.ar
Fingiendo ser el director del hospital Garrahan, un estafador logró movilizar durante dos días a varias autoridades y al personal de la comuna tupungatina con el fin de obtener un depósito de $7 mil, que serían ocupados en el traslado de un niño fallecido, desde Buenos Aires hasta la localidad del Valle de Uco, en el centro de Mendoza.
La falsedad del pedido fue descubierto justo antes de que se concretara la operación bancaria, que hubiese hecho caer en el cuento del tío al intendente Joaquín Rodríguez. El caso se viene repitiendo en distintos puntos del país utilizando el mismo modus operandi, y también se intentó en San Carlos.
La maniobra se desencadenó a principios de la semana pasada, a partir de un llamado telefónico que realizó el supuesto director del hospital Garrahan, haciéndose llamar “Antonio Latella”, y que fue contestado por una de las secretarias de la Municipalidad de Tupungato. En esa oportunidad, este hombre dejó números para que el intendente lo contactara de manera urgente.
Ante la supuesta emergencia, fue el subdirector de Seguridad, Carlos Freire, quien le contestó el llamado ya que estaba ocupando, eventualmente, el lugar de secretario de gobierno y porque Rodríguez no se encontraba en la comuna.
“Nos dijo que los padres estaban desesperados y que a él le había roto el alma el caso”, contó Freire sobre las primeras charlas que mantuvo con el estafador, que pedía que la comuna se hiciera cargo de lo que le faltaba a esta familia para completar el traslado del cuerpo de un niño de 4 años, llamado Daniel e hijo de un tal Carlos Francisco González. El municipio debía colaborar con $7.000, que era lo que le faltaba al padre del fallecido, que fue representado por otro farsante en uno de los llamados.
Inmediatamente, se puso a trabajar en el caso el área de Desarrollo Social, tratando de ubicar a los familiares de la víctima y haciendo las averiguaciones pertinentes para poder realizar las transacciones que demanda el depósito de dinero de parte del Estado en un cuenta particular, que en este caso estaba a nombre de Bautista Bejarano.
“Lo que nos extrañaba era que ningún familiar había venido a reclamar al municipio y que este hombre que se hacía pasar por director empezó a hacer amenazas del tipo de que si el intendente no ayudaba a esta familia lo iba a escrachar por los medios de comunicación”, detalló el funcionario de la Comuna, aclarando cómo empezaron a poner en duda la veracidad del caso.
La situación comenzó a desbordarse cuando el estafador llamó al otro día al teléfono particular de una emisora local queriendo quejarse y dejar mal parado al intendente por no hacerse cargo de tal situación. Sin embargo, esa misma mañana el personal municipal que estaba detrás de este asunto hizo consultas en el hospital local sobre la existencia de pacientes derivados a Buenos aires y averiguó identidades y domicilios hasta poder dar con el verdadero director del Garrahan, quien desmintió la situación.
Al descubrir la intención de la estafa, volvieron a dar con el responsable para poder actuar contra él, pero la comunicación quedó trunca. Aparentemente, el embaucador no se dio por vencido, ya que habría intentado a los pocos días hacer lo mismo con el jefe comunal Jorge Difonso, en San Carlos. Pero la policía y los referentes de seguridad zonales ya estaban al tanto de lo ocurrido en Tupungato.
Fuente: Uno Mendoza

Comentarios