La provincia
Viernes 03 de Julio de 2015

Investigan la muerte de un bebé recién nacido en un hospital obstétrico estatal

Impulsada por el propio partido gobernante, el Senado dispuso que el jefe del hospital obstétrico de la OSEP explique cómo ocurrieron los hechos.

Por Rosana Villegas
villegas.rosana@diariouno.net.ar
El director del Hospital Obstétrico Virgen de la Misericordia, de la OSEP, deberá explicar en la Legislatura de Mendoza cómo ocurrió la muerte de un bebé de escasos días de vida, cuya madre, una menor de 17 años, padecía obesidad y diabetes gestacional y dio a luz en ese centro asistencial.
Este jueves se aprobó allí un pedido de informes que presentó el presidente del bloque de senadores, Gustavo Arenas (del Frente para la Victoria). La abuela del bebé denunció en la Unidad Fiscal de Godoy Cruz por violencia obstétrica a todo el equipo médico que trabajó en el parto. 
La solicitud, que está dirigida al pediatra neonatólogo Mario Marsano, director de ese hospital, está enmarcada en el expediente Nº66.530 y busca saber “si la ginecóloga que controlaba el embarazo había indicado la conveniencia de que el parto se produjera por cesárea”, indaga si en un parto de estas características es recomendable practicar cesárea y también pide la identificación del “equipo médico que tenía a su cargo a la paciente”. 
Suma además al pedido saber si el equipo médico que atendió a la joven tomó la decisión de que el nacimiento se produjera por parto natural y reclama datos de el o los responsables. 
Aberrante
El parto del pequeño se produjo el 5 de junio pasado en ese obstétrico anexo al Hospital del Carmen, al que Sofía, la joven madre de 17 años –padece obesidad y desarrolló diabetes gestacional– había llegado para un control porque su parto era considerado de alto riesgo, luego de que tuviera dos picos de presión alta. 
“Desde que comenzó a verla cuando tenía 6 meses de gestación, su ginecóloga, Silvina Arrigoni, había aconsejado que el bebé, que ya pesaba más de 3,5 kilos, naciera por cesárea”, cuenta su madre, Alejandra González.
Luego de estar dos días internada por su alta presión, los médicos decidieron que el bebé debía nacer. 
“Esa mañana vino el doctor Walter Mesas, que es jefe del servicio, y me dijo que iban a hacer una prueba de parto, que lo más seguro era que fuera parto normal. Yo le dije que yo también tuve diabetes cuando la tuve a ella, que tuve 3 hijos más, y siempre fue cesárea y me respondió que no todas las diabéticas tiene que ir a cesárea. Él le puso la oxitocina, pero no tenía dilatación”, recordó González. 
La madre de la parturienta recuerda que después de que a la joven le colocaron suero, comenzó con contracciones y ella la acompañó a la sala de partos, pero una vez allí la primeriza no lograba la dilatación necesaria para dar a luz. 
“Era desesperante ver cómo una médica con las manos dentro de la vagina de mi hija tiraba para un lado y otra hacía lo mismo hacia el otro, mientras que la obstetra Lorena Ganu intentaba que el bebé saliera”, repasó la mujer, quien en ese momento fue sacada de la sala de partos, pero fuera de sí se las ingenió para volver a entrar y asegura que el parto quedó registrado en las cámaras de seguridad del hospital. 
Según su relato, que también dejó asentado en la denuncia penal, “cuando volví a entrar, la obstetra continuaba sin poder sacar al bebé,  y usaba sin suerte un fórceps”.
Finalmente el pequeño nació, pero debido al tiempo que estuvo estancado en el canal de parto debieron reanimarlo durante 13 minutos.
En tanto, la joven madre en medio del forzado parto sufrió una lesión  tal que según los médicos que la asistieron más tarde le determinó un estallido vaginal y le provocó un desgarro anal que hoy la obliga a usar pañales, por haber perdido el control de esfínteres. 
Su bebé vivió sólo 5 días y el 10 de junio falleció en el mismo hospital. Tras su deceso, su abuela Alejandra González, denunció al equipo médico que participó del parto en la Unidad fiscal de Godoy Cruz a cargo del fiscal Lauro Monticone (ver aparte) y aportó fotos del pequeño. 
►"Desde que la ginecóloga comenzó a verla, a los 6 meses de gestación, le aconsejó que el bebé, que ya pesaba más de 3,5kg, naciera por cesárea” (Alejandra González, mamá de la gestante, de 17 años).
Acusados de violencia obstétrica
El delito de violencia obstétrica está contenido en la Ley de Violencia de Género y según confió Carolina Jacky, la abogada que representa a la abuela del pequeño que falleció, de esto es de lo que se acusa a los médicos que tomaron la decisión de no realizarle una cesárea a la joven madre y también a los que actuaron en el parto.
“Este tipo de violencia está contemplada en la ley 26.485 y ahora será la Justicia quien dirima si los médicos Walter Mesas y Lorena Ganu y sus colegas que participaron tienen responsabilidad en la muerte del bebé y las lesiones de su joven madre”, señaló. 
Fuente Uno Mendoza

Comentarios