San Rafael
Jueves 03 de Diciembre de 2015

Irrigación activó en San Rafael el sensor número 500 para monitorear los caudales por el celular

Se trata de la red MIDO que muestra en tiempo real el caudal de los canales. El organismo también planea colocar pluviómetros y sensores de humedad para medir y aprovechar el aporte de las lluvias.

Irrigación puso en funcionamiento el punto número 500 de la red MIDO, el sistema en línea que permite seguir en tiempo real a través de la computadora o el teléfono celular el caudal de todos los canales de riego de los oasis productivos de la provincia.
El sensor 500 se instaló sobre el canal secundario Rama Caída, en ruta 143 a 100 metros al oeste de la calle Ejército de los Andes y se habilitó oficialmente este jueves a la mañana con la presencia del titular del organismo, José Luis Álvarez.
En el Oasis Sur, el sistema MIDO (Modelo de Indicadores de Distribución Operativo) cuenta con 98 puntos en el área irrigada por el río Diamante, 78 en la jurisdicción de la Subdelegación de Atuel y 46 en la zona de riego Malargüe.
Envían información cada un minuto y son alimentado con paneles solares. El objetivo de Irrigación es llegar a los 3 mil puntos de medición en 2020 en toda la provincia.
Álvarez recordó que este sistema se diseñó en convenio con la Regional Mendoza de la UTN “para conocer bien qué es lo que está pasando con el agua, cómo es su uso y brindarle información al productor para la toma de decisión de los riegos”.
Y ejemplificó diciendo que si alguien detecta que “no es el caudal que tiene que pasar por una zona, quiere decir que puede haber algo que atorado o que interrumpe la conducción de agua y de esta forma nosotros (por Irrigación) podemos tomar medidas inmediatamente para que nadie pierda su turno de riego”.
Se puede consultar el sistema en el sitio web de Irrigación (www.agua.gob.ar) y a través del celular bajando gratuitamente la aplicación “Mido” para Android desde Google Play.
Aprovecharán el agua de lluvia
Irrigación prevé instalar 160 pluviómetros en toda la provincia para medir el aporte de las lluvias, teniendo en cuenta la mayor cantidad de precipitaciones en el llano que se espera en los próximos meses por el efecto de El Niño y en los años venideros por el cambio climático. Esto se complementará con un número similar de sensores de humedad de suelos en una primera etapa.
Álvarez dijo a UNO San Rafael que se colocará un pluviómetro por inspección de cauce, aunque en las más grandes habrá dos, y también estarán conectados con equipos telemétricos para seguirlos en tiempo real en el sitio web del organismo.
En cuanto a los sensores, “en principio también habrá uno por inspección de cauce, pero la idea es que haya cuatro por cada una de ellas. Estamos trabajando con el INTA haciendo un mapa de suelos”.
Explicó que el objetivo es medir el riego que produce la lluvia para poder erogar menos agua de los diques y ahorrarla en tiempos de crisis hídrica.
A todo esto se sumarán los reservorios de agua, que en San Rafael se proyectan cuatro.
Rectificación del cauce del Atuel
Ya se completó la primera etapa de la rectificación del cauce del río Atuel aguas arriba del embalse de El Nihuil, donde se produce pérdidas por infiltración.
Álvarez aseguró que esa obra “nos ha aportado entre un 15 y 20% más de lo que teníamos históricamente. La idea es poder seguir mejorando el río el año que viene si Hidráulica y Vialidad nos siguen ayudando”.

Comentarios