Más noticias
Viernes 16 de Diciembre de 2011

Japón informó que Fukushima está controlada, pero los ecologistas no le creen

La central nuclear resultó gravemente dañada con el terremoto del 11 de marzo. Los ambientalistas dicen que el anuncio es una "mentira premeditada" y que se está engañando a la opinión pública.

El primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, informó que su país logró controlar la situación en la central nuclear de Fukushima, gravemente dañada tras el terremoto y posterior tsunami del 11 de marzo, aunque su anuncio fue muy criticado por grupos ecologistas, que advierten que se está engañando a la opinión pública.

Según la definición del gobierno y del operador de la central, Tepco, el "apagado en frío" se logra cuando se consigue mantener por debajo de los 100 grados centígrados la temperatura en el suelo de la vasija de contención.

Sin embargo, en el fondo de la misma hay restos del combustible nuclear derretido en el reactor que alcanzan hasta los 3.000 grados centígrados, apuntó el experto del grupo medioambiental austriaco Global 2000 Reinhard Uhring.

"Hablar aquí de un `apagado en frío` linda con una mentira premeditada", agregó este viernes Uhring según la agencia DPA.

Según el experto, sólo con el bombeo de 22.000 litros de agua por hora para enfriar los restos de combustible nuclear se consigue evitar una fusión.

El premier japonés admitió que el desmantelamiento de la planta nuclear y la limpieza de la zona se prolongará por 40 años.

Aún así, el portavoz del gobierno, Osamu Fujimura, especificó que se revisarán las zonas de evacuación con los gobiernos locales de la zona.

Tras el terremoto de magnitud 9 de marzo los sistemas de refrigeración de la central de Fukushima resultaron tan dañados que las barras de combustible nuclear de los reactores 1 a 3 se fundieron por completo.

Para enfriar los reactores, los equipos de rescate lanzaron grandes cantidades de agua. Por su parte, Tepco consiguió poner en funcionamiento un sistema de circulación con el que logró un enfriamiento estable de los reactores. Aun sigue siendo un problema la descontaminación del agua empleada para enfriar la central.

La declaración del "apagado en frío" pone fin a la segunda fase de superación de la crisis y puede facilitar la reubicación de los 80.000 residentes de la zona de seguridad de 20 kilómetros a la redonda que rodea la planta.

Comentarios