La provincia
Jueves 06 de Octubre de 2011

Jaque acusó al titular de Irrigación de cajonear un convenio clave con La Pampa por el río Atuel

Los chispazos entre el gobernador y el conductor del organismo, Eduardo Frigerio, salieron a la luz después del proceso de Juri contra este funcionario. La demora causó serios perjuicios. Audio: Jaque se lamenta por el aplazamiento de obras. En la foto, Jaque, el gobernador Jorge y Cristina, en el 2008.

Por Javier Polvani

Un acuerdo entre Mendoza y La Pampa para el uso del agua del Río Atuel es otro foco de conflicto entre el Ejecutivo provincial y la conducción de Irrigación. Según el gobernador Celso Jaque, “se han demorado inversiones” en el sistema de riego del Sur provincial por el cajoneo de un convenio que él y el gobernador pampeano Oscar Jorge firmaron en 2008, con la Nación de garante.

En enero este medio contó que Irrigación tenía pisado el trámite del expediente del convenio Mendoza-La Pampa. Sin embargo, la reacción del gobierno se hizo esperar hasta después de que la apertura del proceso de Juri de Enjuiciamiento a Eduardo Frigerio, titular de la repartición del agua, dejó en evidencia la pelea del Ejecutivo con la conducción del organismo, en el que además del superintendente está en la mira del gobierno y la Legislatura el asesor Jorge Villalón, quien mejor interpreta los deseos del operador presidencial Juan Carlos Mazzón en Mendoza.

El acuerdo del Atuel quedó encerrado desde hace meses en esa pelea. Jaque pretendía una rápida ratificación legislativa pero en casi tres años el convenio nunca pasó de Irrigación a la Legislatura. “Los cosas que uno firma espera que se hagan inmediatamente”, dijo Jaque esta semana cuando la lógica mediática del proceso de investigación abierto contra Frigerio reabrió una herida en el Ejecutivo: la imposibilidad de cumplir con un compromiso que el gobernador suscribió con La Pampa, con Florencio Randazzo, ministro del Interior, como testigo y garante.

Jaque se quejó ahora, a tres años de haber firmado el convenio, porque esa demora evitó una inversión de la Nación en la impermeabilización de un canal, una obra cuya realización fue valuada en 600 millones de pesos, en 2008. La firma del acuerdo coincidió con la realización, después de más de 14 años, de la reunión del consejo de gobierno del Comité Interjurisdiccional del Río Colorado (COIRCO).

Para que Mendoza deje pasar un mínimo de agua del Atuel al territorio pampeano, como fija el convenio, se prevé en el mismo la realización de una obra que consistirá en el revestimiento de un canal de unos 120 kilómetros de largo que, partiendo del Sur del territorio mendocino, llegará hasta el noroeste pampeano.

Jaque lamentó que no se pudiera ejecutar la obra prevista en el acuerdo porque la condición para el cumplimiento de este compromiso interprovincial era la aprobación legislativa, cosa que en La Pampa se cumplió de inmediato pero en Mendoza ni siquiera llegó a tratarse porque el expediente se estancó en un escritorio de Irrigación. El tratamiento de este tema también por parte de la repartición autárquica se incluyó entre las denuncias que afrontará Frigerio ante el Juri.

Irrigación nunca transparentó su postura frente a los términos del convenio, aunque sí los regantes y las inspecciones de cauce generaron opiniones en contra de ceder agua a La Pampa por lo menos hasta que se garantice un piso de disponibilidad para los usuarios mendocinos del agua del río Atuel. Frigerio defendió la legitimidad del acuerdo en foros nacionales, frente a funcionarios y legisladores pampeanos, sin reparar en que el organismo que él dirige frenaba el trámite.

 

 

 

Comentarios