La provincia
Sábado 31 de Diciembre de 2016

Juicios civiles que duran 5 años se reducirán a 120 días

Es el objetivo de la iniciativa del Gobierno que será presentada en febrero para que la consideren en la Legislatura.

Diez días atrás, el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, acompañado de algunos de sus funcionarios y del presidente de la Suprema Corte de Justicia, Pedro Llorente, presentó el proyecto para adaptar el Código Procesal Civil de la provincia al Código Civil de la Nación.
El subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino, confirmó que uno de los principales objetivos que quieren conseguir con el anteproyecto, el cual llevarán a la Legislatura durante los primeros días de febrero, es agilizar los tiempos de la Justicia civil.
"Queremos reducir los procesos, que comúnmente se prolongan cinco años, a cuatro meses", afirmó el funcionario. Además explicó que elaborarán otro proyecto para que los jueces se dediquen a competencias específicas.

Dos audiencias orales

D'Agostino aseguró que aprovecharán las adaptaciones que le tienen que hacer al Código Procesal Civil para que coincida con el nacional y agregarle la tecnología y la agilidad que no tiene.
En cuanto a la celeridad, se hará a través de convertir los procesos escritos en orales.
"Si yo quiero demandar a alguien por daños y perjuicios, por ejemplo, tengo que presentar un escrito en el juzgado y esperar. Este tipo de procedimientos hoy tienen una demora cercana a los 5 años, sin contar la etapa de apelación", manifestó.
En cambio, explicó que haciendo el proceso oral se elimina esta etapa de la escritura.
El caso se plantea en dos grandes audiencias: una preliminar, donde las partes se presentan ante el juez y oralmente le transmiten su postura y ofrecen las pruebas, y otra, final, una vez que se aceptan o se rechazan las exposiciones. Allí se tratan las pruebas aceptadas por el juez y se resuelve el caso.
"Nuestro objetivo es acortar esta brecha de cinco años a, como máximo, 120 días", aseveró D'Agostino.
En cuanto a agregarle tecnología, lo que se quiere hacer es convertir los expedientes de papel en digitales, y además, incorporar las notificaciones electrónicas, para que todos los pasos de los procedimientos judiciales sean on line. Por otra parte, las audiencias serán grabadas en soporte de audio, para que en el caso de llegar a la instancia de apelación se aporte esta herramienta a los jueces.

Cómo se diagramó

El subsecretario explicó que cuando ellos asumieron ya venía trabajando una comisión, que se había armado en los últimos meses del gobierno anterior. "Lo entendimos como política de Estado, y seguimos adelante, agregándole nuestra impronta al proyecto", sostuvo.
La comisión está integrada por un representante de la Suprema Corte, Jorge Nanclares, y uno por la Justicia civil, Sebastián Marín. También están Inés Rauek (catedrática), Patricia Canela (de la Asociación de Magistrados), Sebastián Soneira (Colegio de Abogados), Leandro Lanci (Federación del Colegio de Abogados), Andrea Lara (enlace con el Senado) y por la Cámara de Diputados, Jorge Albarracín.
Los coordinadores son D'Agostino y el ministro de Gobierno, Dalmiro Garay.

Expectativas

El subsecretario de Justicia aseguró que al proyecto lo van a presentar los primeros días de febrero y esperan los aportes y la participación de los legisladores para aprobarlo lo más rápido posible, aunque dijo que la expectativa es que sea durante el primer semestre del 2017.
"La idea que tenemos es realizar una gran jornada durante los primeros días de febrero para que opinen los distintos operadores del sistema, más allá de que todos estarán representados. Vamos a poner en consideración el nuevo código para que se hagan los aportes concretos y específicos", manifestó Marcelo D'Agostino.

Se aprobaría antes del 1 de mayo

Marcelo D'Agostino aseguró que tras la presentación del proyecto esperan los aportes y la participación de los parlamentarios de todas las fuerzas políticas para poder sacar un despacho y debatirlo lo más rápido posible. Aunque dijo que la expectativa es que sea durante el primer semestre del 2017, lo más probable es que se apruebe antes del 1 de mayo, para sumarse a los anuncios que hará el gobernador en materia de leyes en la apertura de sesiones ordinarias.

D'Agostino explicó también que tienen la idea de realizar una gran jornada durante los primeros días de febrero para que opinen los distintos operadores del sistema, más allá de que todos estarán representados. "Vamos a poner en consideración el nuevo código para que se hagan los aportes concretos y específicos", manifestó el subsecretario.

También será reestructurado el Código de Familia

En coincidencia con el envío a la Legislatura del Código Procesal Civil adaptado, también se propondrá una reestructuración del Código de Familia.

En esto trabaja Aída Kemelmajer, quien fue una de las autoras del nuevo Código Civil.

La intención es que se adapte la norma a las nuevas figuras existentes, como el matrimonio igualitario y la convivencia, como algunos de los puntos más relevantes.

En este proceso de adaptación también trabaja una comisión y quien ha participado en las reuniones y más se ha involucrado en el tema, la vicegobernadora de la provincia, Laura Montero.

Comentarios