Primicias
Sábado 17 de Diciembre de 2011

Julio Iglesias se despide de la vida pública

Julio Iglesias, el español que más discos vendió en España y en el mundo, vivió en Madrid el último día de su "vida pública" con la entrega de ese doble reconocimiento por parte de su discográfica, que recibió de manos del tenista Rafa Nadal.

Julio Iglesias ha anunciado este viernes su retirada de los actos públicos, en una rueda de prensa posterior a un acto en el que el tenista Rafael Nadal le ha entregado el doble reconocimiento por ser el músico que más discos ha vendido en España y el músico latinoamericano que más ha vendido en todo el mundo: 300 millones de copias.

"Este es el día más importante de mi carrera. Y también el último día de mi vida pública, el último reconocimiento al que pienso asistir. No creo que haya otro más importante, por eso debe ser el último", ha afirmado en la sede del Instituto Cervantes, en la calle de Alcalá.

No obstante, y tras reconocerse como "un artista de discos", se ha referido indirectamente a su futuro profesional, donde no contempla un posible retirada. "A partir de ahora ya es salir al escenario y hacer una vida retirada de todos estos actos públicos", informa Europa Perss.

Julio ha dicho sentirse muy emocionado y echar de menos a sus padres, ya fallecidos. También ha alabado a quien le ha entregado el premio, "el deportista español más grande de la historia" por "sus exigencias personales, su pasión y su españolismo".

En ese sentido, ha apuntado que comparte con Nadal "la pasión desmedida" y que el premio es el resultado de la "exigencia personal" y de los "sueños imposibles", que le han llevado al estrellato a pesar de es "voz frágil" con la que empezó. "Hay veces que la gente con menos posibilidades llega más lejos".

El cantante de temas como 'Hey', 'Por el amor de una mujer' o 'Manuela', que recientemente ha vuelto a grabar para su recopilatorio '1', admite estar "agradecido a las críticas, a los amigos y sobre todo a esos anónimos" que le han dado "tiempo para aprender".

A pesar del tono festivo del acto, Julio ha ensombrecido su discurso cuando ha sido preguntado por la situación actual de España. "Me siento mal porque lo difícil ya está hecho. Este es un país modernísimo en el que hay un 21% de desempleo y el 40% de los jóvenes no encuentra trabajo".

Aún así, hay luz al final del camino, según él: "Tengo esperanza en mi país. Que la gente apueste por España porque es uno de los países mejor preparados de la Unión Europea para ser una tierra de progreso".

También ha agradecido a los medios de comunicación presentes por "haber llevado su voz tan lejos" y ha pedido disculpas por "tantas historias superficiales y tantas tonterías que he dicho".

Comentarios