Primicias
Sábado 05 de Noviembre de 2011

Jurado en el caso de Michael Jackson no alcanza veredicto

La fiscalía fue contundente en su intento de demostrar las faltas profesionales cometidas por el médico en su tratamiento. La defensa ha argumentado que Jackson era un adicto desesperado que causó su propia muerte.

El médico de Michael Jackson, Conrad Murray, procesado en Los Ángeles por homicidio involuntario del cantante, tendrá que esperar al menos hasta el lunes para conocer su destino, luego de que el jurado deliberara el viernes durante todo el día sin hallar un veredicto.

Los siete hombres y cinco mujeres del jurado "concluyeron sus deliberaciones por el día y las reanudarán el lunes 7 de noviembre", informó la oficina de prensa de la Corte Superior de Los Ángeles al caer la tarde del viernes.

Los miembros del panel deben decidir si el médico de 58 años es culpable o inocente del cargo de homicidio involuntario que se le imputa por la muerte de Jackson el 25 de junio de 2009 debido a una intoxicación de medicamentos, informó AP.

El cardiólogo era el médico exclusivo de Jackson desde hacía dos meses y lo trataba con varios sedantes, entre ellos el potente anestésico propofol, para ayudarlo a conciliar el sueño porque el cantante sufría insomnio crónico.

Murray administró propofol al cantante luego de que otros sedantes no surtieran efecto esa noche. Luego se ausentó de la habitación del artista y, al volver, lo encontró aparentemente sin vida, en la mañana del 25 de junio de 2009.

El jurado comenzó sus deliberaciones el viernes en la Corte Superior de Los Ángeles, un día después de que los abogados de la fiscalía y la defensa hicieran sus alegatos finales en el juicio que comenzó el 27 de septiembre.

La fiscalía fue contundente en su intento de demostrar las faltas profesionales cometidas por el médico en su tratamiento, pero los jurados podrían concluir en base a una "duda razonable" que fue la adicción a los fármacos que sufría el cantante, y no la eventual negligencia de Murray, la causante de su muerte.

Murray enfrenta un máximo de cuatro años de prisión y la pérdida definitiva de su licencia médica si es hallado culpable.

El fiscal David Walgren dijo en su discurso final que la negligencia del médico, quien habría actuado espoleado por su jugoso sueldo de 150.000 dólares, privó a los hijos de Jackson de un padre y al mundo de "un genio".

Walgren, resumiendo lo que calificó como una "abrumadora" evidencia en contra de Murray, dijo que el médico inventó elaboradas mentiras para cubrirse por la muerte de Jackson en su mansión en Los Ángeles.

En tanto, la defensa ha argumentado que Jackson era un adicto desesperado que causó su propia muerte al tomar más medicamentos mientras Murray estaba fuera de la habitación.

El abogado de Murray, Ed Chernoff, insistió en este asunto durante su discurso final, pero también cuestionó la integridad de los testigos claves de la parte acusadora y sugirió que los colaboradores de Jackson armaron su versión para obtener dinero de parte de los medios ávidos de noticias.

El abogado de la defensa también dijo que los promotores de los conciertos en Londres, para los que Jackson ensayaba al momento de su muerte, ejercieron mucha presión sobre el artista. Chernoff sugirió entonces que ellos también conspiraron para implicar a Murray y desligarse así de toda responsabilidad.

"Es un pequeño pez en un enorme estanque sucio", dijo Chernoff sobre Murray, quien llevaba dos meses trabajando para el cantante cuando éste murió.

Fuera del edificio de la corte, los fans del ícono del pop llevaban pancartas con inscripciones como "Directo a la cárcel y tiren la llave" o "Un billete de ida a la cárcel". (El Universal)

Comentarios