San Rafael
Jueves 24 de Marzo de 2016

Juzgarán a la policía acusada del robo a Cambio Santiago

Delitos. Gabriela Rodríguez irá a juicio por ese hecho que conmocionó a San Rafael y también por estafar a colegas. Beneficiado. A su cómplice Jorge Rodríguez se le otorgó la suspensión de juicio a prueba por tres años.

Casi cuatro años después, la policía Gabriela Ivana Rodríguez (37) será juzgada por la Primera Cámara del Crimen por el robo a Cambio Santiago, un caso que generó una gran conmoción en San Rafael y del que habló el país.
El debate oral se hará el 30 y 31 de este mes en horario de mañana y tarde, y tendrá como única protagonista a la ahora ex uniformada, debido a que su cómplice, el taxista Jorge Marcelo Rodríguez (30), se le otorgó el beneficio de la suspensión del juicio a prueba hace casi un año y medio.
La mujer llega a esta instancia en libertad debido a que se le imputa “robo simple” agravado por su condición de policía, una figura que es excarcelable. Inicialmente estuvo acusada de “robo agravado por el uso de arma de fuego” pero en 2013 logró el cambio de carátula luego de una apelación.
Es que el tribunal que dictó ese cambio de figura legal consideró que no se pudo demostrar que la policía haya usado su arma reglamentaria en el hecho, un punto que será central en el debate oral para determinar fehacientemente cómo amenazaron a la víctima.
El hecho del que habló el país
El robo ocurrió el martes 7 de agosto de 2012 a la noche luego del cierre del local de avenida Libertador 87.
Según denunció Luis Alfredo Bonfanti, gerente de Cambio Santiago, ese día alrededor de las 20.20 Gabriela y Jorge Rodríguez lo interceptaron en uno de los ascensores del edificio Mur, la mujer lo apuntó con un arma de fuego, amenazándolo con que corría peligro su integridad física y la de su familia, a la que tenían vigilada en la ciudad de Mendoza, según le dijeron.
Así lo obligaron a ingresar a su departamento en el quinto piso. Luego, cerca de las 21, llevaron al gerente a pie hasta la casa de cambio situada a dos cuadras, lo obligaron a abrir la caja fuerte donde sacaron un importante monto de dinero en efectivo entre moneda nacional y otras denominaciones extranjeras.
Aunque en un primer momento se habló de medio millón de pesos, después se supo que totalizó un poco más de 170 mil pesos.
Tras esto, volvieron al departamento de Bonfanti, donde a éste lo amordazaron, ataron de pies y manos a una silla en el baño, le desarmaron su celular, le sustrajeron unos 8 mil pesos y lo dejaron encerrado con llave en el departamento.
Después la pareja huyó en dirección a la ciudad de Mendoza, pero dejaron abandonado en la estación de servicio de Sarmiento y Libertador el taxi que manejaba Marcelo Rodríguez.
Una vez denunciado el hecho, se inició una intensa búsqueda que finalizó el 10 de agosto, tres días después del robo, cuando hallaron y detuvieron a la pareja en el hotel Alahambra de la ciudad de San Juan. Irónicamente ese alojamiento se ubica a dos cuadras de la sede sanjuanina de Cambio Santiago.
Fueron trasladados a San Rafael, donde fueron indagados por el juez de la causa y quedaron detenidos en la cárcel local, hasta que en julio de 2013 lograron, mediante una apelación, el cambio de carátula al no poder comprobarse fehacientemente el uso del arma de la policía en el robo, por lo que obtuvieron la eximición de prisión.
Gabriela Rodríguez se defendió aduciendo que fue un robo acordado con Bonfanti, pero en las distintas instancias que ha superado la causa no se ha podido sustentar esa hipótesis ni se detectó comunicación alguna entre las líneas activas del gerente y la de los acusados.
El taxista no irá a juicio
A Jorge Marcelo Rodríguez se le concedió el 1 de octubre de 2014 por tres años la “suspensión de juicio a prueba”, teniendo en cuenta que no tenía antecedentes penales.
En ese tiempo para no ir a prisión el taxista deberá cumplir una serie de condiciones, como fijar residencia y presentarse periódicamente al Patronato de Liberados, evitar el abuso de bebidas alcohólicas y las drogas, adoptar un trabajo y dar una ayuda económica o en bienes por un valor de 500 pesos a una entidad solidaria.
Gabriela Rodríguez también solicitó el mismo beneficio pero le fue negado debido a su condición de policía al momento de cometerse el hecho, ya que “se debe exigir a los integrantes de la fuerza policial que no cometan delitos y que no se confundan sus conductas justamente con las de aquellos a quienes deben investigar”, según los argumentos esgrimidos por la fiscalía.
También será juzgada por estafar a tres policías
Gabriela Rodríguez también será juzgada en el mismo debate oral por estafas contra tres colegas uniformadas, quienes en 2011 la acusaron de hacerse pasar por una especie de “gestora” que a cambio de 1.500 pesos les podía obtener el traslado a dependencias policiales locales.
Las denunciantes, Stella Maris Alaniz y Claudia Vanina y Mónica Segura, las tres de San Rafael pero que ese año estaban destinadas a comisarías del Gran Mendoza, llegaron a Rodríguez mediante un policía que conocieron en forma separada en la terminal de la capital provincial mientras esperaban el colectivo y que les facilitó el teléfono de la “gestora”.
Gabriela se hacía pasar como empleada del área de traslado del Ministerio de Seguridad, cuando en realidad estaba destinada a la Comisaría 42 de Salto de las Rosas.
Según las acusaciones, los traslados nunca se concretaron y tampoco les devolvió el dinero abonado, a pesar de insistentes reclamos, por lo que denunciaron a Rodríguez.
Los casos fueron unificados bajo la carátula de “estafas en tres hechos independientes en concurso real” y a fin de mes serán ventiladas junto al robo en el mismo juicio.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios