País
Sábado 19 de Diciembre de 2015

La ambientalista que quiere transformar el Zoo en parque ecológico

Designada. Mariana Caram es ingeniera industrial y tiene una maestría en Desarrollo Sustentable. Trabajó en el exterior y la mueve hacer realidad lo que se propone

Javier Cusimano / cusimano.javier@diariouno.net.ar
 El Zoológico de Mendoza estará dirigido por Mariana Caram (41) y su objetivo es el de convertir paulatinamente el tradicional paseo  en un parque ecológico que no contará con especies en cautiverio, excepto las que sean rescatadas del tráfico ilegal o de la caza indiscriminada. El ecoparque buscará poner en valor el paisaje de Mendoza y generar experiencias educativas a través de recursos virtuales y audiovisuales que acentuarán lo relativo a la flora y la fauna de la provincia.
La mujer designada por el gobernador Alfredo Cornejo para esa tarea es una ingeniera industrial que realizó una maestría en Estados Unidos sobre Desarrollo Internacional Sustentable. “Siempre estuve en mi carrera focalizada en la energía y el ambiente. Me mueve hacer realidad las cosas que me propongo y coordinar proyectos en los que haya que trabajar con equipos de gente”, contó a Diario UNO Mariana Caram.
La flamante directora del Zoo comenzó su carrera trabajando durante cinco años en Centrales Térmicas de Mendoza. En esta etapa se dedicó a organizar proyectos para lograr un cambio en la cultura organizacional de esa empresa. Más tarde, en Estados Unidos, al terminar su especialización, estuvo al frente de proyectos de investigación, realizando tareas grupales con profesionales de distintos países.
“En ese entonces trabajé en el área de salud en la lucha contra el dengue.   Mi perfil ha ido cambiando de sectores, pero se mantiene siempre la tarea y el eje de impulsar estrategias para que entre las personas de un equipo logremos juntas una misión”, aseguró Mariana, que dio clases de cambio climático y energía sustentable para la Universidad Di Tella.
“Trabajé para la Escuela de Negocios Harvard en Argentina que tiene una oficina en Buenos Aires. Ahí estuve con un proyecto a nivel internacional para países emergentes que finalmente se truncó por la crisis económica mundial”, explica la multifacética mujer que también formó parte de una ONG internacional en Suiza, desempeñándose en la medición de desempeño de resultados organizacionales recopilando datos de 30 países. Hasta antes de asumir como funcionaria pública, Caram se dedicó a la consultoría desde Mendoza para el Banco Mundial.
“Mi interés por el Zoológico comenzó cuando vivía en Italia. Las repercusiones mediáticas de la situación del oso Arturo me movilizaron y despertaron en mí el interés por trabajar para realizar un cambio. Me contacté con la ONG Oikos y junto con otras organizaciones locales, armamos el inicio del proyecto que terminó presentándose en la Legislatura”, cuenta Caram.
Dos años después siguió ampliando esa idea original, y consultó y estudió el tema con especialistas nacionales e internacionales para afilar la propuesta que intentará hacer realidad durante sus cuatro años de gestión.

Comentarios