Deportes
Martes 15 de Noviembre de 2011

La Argentina recuperó la memoria y le ganó a Colombia 2 a 1

La Selección no la tiene fácil y Alejandro Sabella dispuso tres volantes de marca, además de varios cambios. Mascherano en contra, el gol colombiano; lo igualó La Pulga y el Kun Agüero desniveló. Galería de fotos y videos.

La Argentina le ganó a Colombia, por la 4ª fecha de las Eliminatorias para el Mundial de Brasil 2014.

Los primeros 30 minutos fueron un bodrio, literalmente. La Argentina quiso hacer su negocio: tener la pelota. La diferencia con otros partidos es que la tuvo, la controló... pero arriba todo dependía de que Messi gambeteara a 7 colombianos... o que habilitara a Higuaín justo en un hueco libre, algo prácticamente imposible.

La Selección tocaba permanentemente para atrás. ¿Por qué? Arriba no había gente, sólo Messi e Higuaín. Muy poco.

Poco, muy poco fue lo que propuso el local también. No se volvió loco por atacar, no se desesperó con el control argentino de la pelota... y así se hizo tedioso el primer tiempo.

Encima, Nicolás Burdisso, lo más seguro del fondo, se fue lesionado después de pegar un patadón en la mitad de la cancha.

Hasta que llegó un tiro libre para Colombia. Pabón remató y la pelota se desvió en Mascherano, para descolocar a Romero y decretar el 1 a 0 sobre el final del primer tiempo.

En el complemento, Sabella mandó a la cancha a Agüero. Y si bien el juego colectivo siguió de la misma manera en los primeros instantes, la vez que Sosa fue al ataque tiró un centro que complicó, el arquero dio rebote y ahí estaba Messi para poner el 1 a 1, de zurda, en el mismo y en el lugar precisos estuvo La Pulga. 

Después de encontrar un gol, la Argentina dominó y tuvo otra cara. Fue al frente, buscó y con Messi y Sosa como abanderados (sí, Sosa estaba en la cancha y despertó con el gol). Parecía otro equipo, otro partido.

Y el segundo llegó tras una contra. Tapó el arquero colombiano y la pelota le quedó a Agüero que definió para el 2 a 1.

Sólo hubo tiempo para una más pero de la Argentina, con una escapada de Messi que tapó el arquero local.

Fue final y quedó claro: si la Argentina apuesta al fútbol ofensivo de la segunda etapa, puede creer. Si sigue con planteos defensivos como en el primer capítulo, la historia se complicará.

La síntesis

 

 

Comentarios