Más noticias
Sábado 29 de Octubre de 2011

La camarera del príncipe

La estancia del príncipe Enrique de Inglaterra en la base de la Fuerza Aérea de EE.UU. en que se rodó la película Top Gun ha adquirido unos tintes picantes. El hermano del príncipe Guillermo participa durante varias semanas en un exigente programa de entrenamiento en California para convertirse en piloto de helicópteros de ataque del tipo Apache. Las pruebas se realizan en la base estadounidense de El Centro —en cuyas instalaciones se rodó la película protagonizada por Tom Cruise— por las similitudes de su paisaje árido y clima cálido con los de Afganistán.

A diferencia de su hermano, Enrique ha renunciado a su formación universitaria para dar prioridad a la militar. De hecho, sirvió durante más de dos meses, a principios de 2008, en unidades de combate en Afganistán. El hijo menor de Carlos de Inglaterra ya es comandante de Caballería y, si obtiene el título de los Apache, podría ser enviado al frente afgano de nuevo. Pero, por ahora, y haciendo honor a su fama, parece que sus escaramuzas las realiza en los clubes de San Diego.

Incluso, circulan por internet imágenes en las que se le vería besando a una joven, que algunos medios han identificado como Jessica Donaldson, una joven local de 26 años que trabaja como camarera en una discoteca que visitó el príncipe. Los dos jóvenes se habrían conocido el viernes 7 de octubre, nada más llegar Enrique a tierras californianas. Por la noche, el equipo del club del Anzaz, un hotel de cinco estrellas en el centro de San Diego, recibió una llamada para que habilitaran unas mesas VIP. Donaldson es la encargada de atender este tipo de mesas, donde cobran unos 400 euros por botella de vodka. El príncipe Enrique llegó con una veintena de amigos y pagó de su bolsillo las dos primeras botellas, según ha contado la joven al «Daily Mail».

«Harry estaba con un grupo grande. Empezó bebiendo Stella, pero luego pasó al vodka. Había varios agentes de seguridad con él. Serví su mesa, estuvo encantador y hablador, pero era encantador con todas las chicas», ha explicado Donaldson al diario británico. Al final de la noche, uno de los guardaespaldas del menor de los Windsor habría llamado a Donaldson para invitarle a un brunchjunto a la playa. El sábado siguiente, un nuevo intermediario —esta vez, un amigo de Enrique— mandó un sms a la joven para que se uniera a una fiesta en Solano Beach. Fue aquí donde fueron «robadas» las fotos en las que aparecerían besándose.

La joven lo ha negado, y acusa al ángulo de la fotografía de crear un indeseado efecto óptico. Donaldson sale desde hace tres años con Brandon Thomason, de 28 años, quien por ahora asegura aceptar las explicaciones de su novia. Pero ella ya es conocida como «la camarera californiana» del Príncipe Enrique.

Fuente: ABC.es

Comentarios