Deportes
Jueves 07 de Abril de 2016

La carrera contrarreloj del atletismo ruso para llegar a los Juegos 2016

Se viene Río de Janeiro, la máxima cita esperada por todos. En Rusia la desesperación por no estar en la cita es enorme, Trabajan día y noche para blanquear las manches de dopaje.

Responsable de deportes de la región de Samara (centro), Dmitri Chliakhtine accedió a la presidencia de la Federación Rusa de Atletismo (Araf) en enero con una difícil misión: Rescatar a sus atletas de la tormenta provocada por el escándalo del dopaje y llevarlos a los Juegos de Rio 2016.
"Creo que actualmente tenemos un 50% de posibilidades de ir a los Juegos. Debemos de dar lo mejor para aumentar estas opciones día a día", declaró este hombre de 48 años tras ser elegido por sorpresa el 18 de enero.
Casi tres meses después el antiguo especialista del mediofondo de buen nivel asegura ser más optimista, pero rechaza ofrecer detalles sobre los progresos realizados desde su llegada y sobre las acciones que debe emprender. 
"El proceso ha comenzado, quizás no tan rápido como hubiéramos querido. Seguro que tenemos mucho por hacer, pero mucho ya está realizado", explicó Chliakhtine a la AFP.
"Decir en qué etapa nos encontramos ahora sería sesgado y falso", añadió. En marzo la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) reconoció que Rusia había hecho "considerables progresos" desde la publicación en noviembre de un informe realizado por una comisión independiente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) que desveló "un sistema generalizado" de dopaje en Rusia. 
Tras esta publicación la AMA declaró que la Agencia Rusa Antidopaje (Rusada) y el laboratorio moscovita antidopaje no cumplían el Código Mundial Antidopaje y la IAAF suspendió a Rusia de toda competición internacional de atletismo. 
Rune Andersen, jefe de la unidad encargada del dosier para la IAAF, declaró a la AFP que "un trabajo considerable debe hacerse (en Rusia) para alcanzar las condiciones de reintegración" en el atletismo mundial. 
Próximamente la IAAF debe hacer una nueva visita a Moscú, antes del consejo extraordinario de mayo en el que se tomará una decisión sobre la eventual participación de Rusia en los Juegos 2016.

Comentarios