Mendoza
Miércoles 05 de Octubre de 2016

La carta abierta de una presa que es madre de un reconocido delincuente juvenil

Manzanita Flores es progenitora del Champol, un menor de edad sindicado en tres homicidios. Su descargo en las redes sociales.

Manzanita es su apodo. Tiene 38 años. Está detenida con una condena firme y estuvo sindicada como vendedora de estupefacientes en Guaymallén. Uno de sus hijos, menor de edad, cometió varios asesinatos, según la Justicia. Desde el penal, la mujer escribió una carta donde aseguró que está "pagando por mis errores".

Todo surgió debido a publicaciones de medios de comunicación tras la libertad de su hijo, un joven de 17 años conocido como Champol –se reserva su identidad por ser menor de edad-. El adolescente estaba alojado en Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil (ex COSE) desde hace varios años, pero el 12 de septiembre volvió a la calle.

Pocos días demoró en volver a encontrar problemas, ya que el viernes pasado fue detenido portando un arma de fuego y listo para cometer un robo. Según comentó en las redes sociales, buscaba darle alimento a sus hermanos menores y fue golpeado por los policías que lo capturaron. Lo cierto es que el lunes recuperó su libertad una vez más.

Su madre, Estela Flores Esquivel, también ha tenido varios cruces con la Justicia. De hecho, en febrero pasado fue condenada en un juicio abreviado a 3 años y 10 meses de prisión por amenazar de muerte a la tía de un joven asesinado en un enfrentamiento contra la banda del Champol.

Manzanita, tal como la conocen sus allegados, estuvo ligada a una causa de estupefacientes. A mediados de 2012, en un allanamiento en su domicilio, encontraron casi un kilogramo de marihuana, aunque finalmente no quedó imputada en la Justicia Federal porque entendieron que la droga pertenecía a otra persona, según detallaron fuentes judiciales.

En su perfil de Facebook, que utiliza desde el interior de la cárcel de mujeres de El Borbollón, Manzanita Flores aseguró que "estoy pagando por mis errores y estoy cumpliendo mi condena y mi deuda con la sociedad".

"Reconozco que tengo mis errores y que no fui una madre ejemplar, que tengo mis defectos pero aún así, acá, en el lugar que estoy RECAPACITE un montón y aprendí lo que es malo y bueno (sic)", escribió Flores.

La mujer aseguró que no consigue trabajo por sus antecedentes y por un problema de salud que tiene desde que recibió ocho puñaladas por parte del progenitor del Champol. "A raíz de eso, mi hijo fue creciendo con un hondo resentimiento porque él nunca toleró verme sufrir de esa manera".

"Desde mi lugar de madre así sea por teléfono u otro medio de comunicación yo le digo a mi hijo...hijo, hace las cosas bien, por que no te quiero ver de por vida en un penal ... yo como su madre siempre voy a querer lo mejor para mi hijo (sic)" concluyó Manzanita en su carta por las redes sociales.

¿Quién es el Champol?

Desde los 15 años, el Champol ha estado ligado a la vida delictiva. En el marco de una guerra de bandas en el barrio Lihué y sus alrededores por la comercialización de estupefacientes, el menor de edad estuvo sindicado en los asesinatos de Ismael Muñoz (19) y Lucas Guerrero (16), acribillados el 13 de febrero de 2014 en la plaza Minotto.

También estuvo vinculado al crimen del Mugriento Barrera, un joven que pertenencia a su banda pero luego se distanció al ser acusado de haber robado armas pertenencias a la organización criminal.

El Champol protagonizó tiroteos con policías y más de una vez fue encontrado portando armas de fuego, aunque como era menor de 15 años era inimputable. Hasta que superó esa edad y quedó alojado en el Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil (ex COSE).

El Champol se encuentra detenido desde hace meses.
El Champol volvió a la calle hace pocos días.
El Champol volvió a la calle hace pocos días.


Comentarios