Política
Lunes 17 de Octubre de 2011

La CGT local anticipó que quiere cargos en el Gobierno si el PJ gana las elecciones

Plantean ocupar puestos en las áreas de Producción e Industria. “Tenemos unas ideas o lineamientos sobre el rol que creemos que debemos que tener”, dijo Ariel Pringles, secretario general del Sindicato de Empleados de la Justicia Federal

Por Javier Polvani

La CGT de Mendoza quiere cargos en el gobierno en el caso de que la fórmula oficialista para la gobernación y vice gane el domingo en las urnas. 

Plantean ocupar puestos en las áreas de Producción e Industria, porque dicen que de eso saben y pueden demostrarlo. Así lo iban a explicitar institucionalmente este lunes en un cónclave orquestado por la cúpula de la central sindical con Francisco Paco Pérez y Carlos Ciurca “para hablar de política” en el Día de la Lealtad Peronista.

El plan para institucionalizar el planteo fue alterado por la suspensión de la agenda de campaña determinada por la conmoción que causó el fallecimiento de Paula, la hija de Jorge Giménez, intendente de San Martín. Pero la postura de la CGT oficialista conducida por Rodolfo Calcagni, de defender un espacio en un hipotético gobierno de Paco Pérez contra el avance de otros sectores del peronismo es inalterable, cuando a seis días de las elecciones generales.

Pérez y Ciurca estuvieron reunidos con Calcagni y la plana mayor de la CGT Regional Mendoza en dependencias del Sindicato de Expendedores de Nafta. Pero el encuentro sólo sirvió para que los integrantes de la fórmula explicaran que hasta el martes iban a cancelar las actividades proselitistas por respeto al dolor de Giménez y la madre de Paula, Cristina Pérez, ex diputada del PJ y actual jefa de ANSES en el Este provincial.

“Tenemos unas ideas o lineamientos sobre el rol que creemos que tenemos que tener en la relación entre el movimiento obrero y el próximo gobierno”, le dijo Ariel Pringles, secretario general del Sindicato de Empleados de la Justicia Federal, a diariouno.com.ar tras la reunión con los candidatos.

El dirigente, quien se desempeña como subsecretario de Relaciones Institucionales del Ministerio de Gobierno, de Celso Jaque, además de confirmar que la CGT pedirá espacio institucional en un futuro gobierno, fue al grano con las expectativas que tiene el movimiento obrero alineado con el oficialismo. “Son varios puntos pero entre estos está el nivel de participación que debe tener el movimiento obrero en algunos aspectos de gobierno adonde se tiene experiencia, llámese en temas como producción e industria, adonde venimos haciendo algunas cosas exitosas”, postuló Pringles.

En el reparto de cargos electivos en la lista del Frente para la Victoria el sindicalismo quedó relegado detrás de La Cámpora, agrupación nacional que apadrinó Máximo Kirchner cuya versión mendocina reúne a jóvenes que llegaron al kirchnerismo desde afuera de la estructura del pernismo. Y, encima, la CGT no fue destinataria exclusiva de las candidaturas del gremialismo.

Mientras La Cámpora se quedó con dos candidatos a la Legislatura (Lucas Illardo y Marina Femenía) y uno a Diputados de la Nación (Anabel Fernández Sagasti) en lugares de la lista del Frente para la Victoria que tienen el ingreso garantizado, la CGT sólo colocó dos postulantes a legisladores provinciales (Pringles y Claudio Díaz, líder del Sindicato de Vialidad. Dante González, de Petroleros Privados, fue el tercer hombre del sindicalismo que se coló entre los candidatos del oficialismo pero su cargo no lo negoció la CGT local, sino que lo consiguió el mismo gremialista gracias a su buena relación con Julio De Vido, ministro de Planificación Federal de la Nación.

Los jóvenes camporistas, debutantes en las lides electorales, ya saben que desde sus filas saldrá más de un funcionario si hay una administración de Pérez y Ciurca 2011-2015.

La CGT planeó marcar su sector en la cancha oficialista al mismo tiempo que la celebración del Día de la Lealtad exacerbaba la unión del Partido Justicialista y el movimiento obrero peronista. Por eso en el salón Baltico, del gremio de Expendedores de Nafta, se reunió el secretariado general en pleno de la central sindical a nivel provincial para sustentar la ambición del gremialismo frente a un futuro gobierno del Frente para la Victoria en Mendoza.

Pringles negó que haya un distanciamiento del conductor de la CGT Nacional, Hugo Moyano, y la presidenta Cristina Fernández. “Tenemos un buen diálogo tanto en la Nación como en la Provincia y yo soy parte de ese diálogo porque soy parte del gobierno actual”, respondió cuando se le consultó si a nivel local la relación era mejor que con la Casa Rosada.

Lo cierto es que Moyano organizó sólo el acto del Día de la Lealtad, sin la presencia de Cristina Fernández, como sí sucedió en 2010, mientras la presidenta decidió que en el cierre de la campaña no la acompañe el camionero en el escenario del acto pautado para el miércoles en el teatro Coliseo, de la Ciudad de Buenos Aires.
 

Comentarios