En debate esp
Domingo 04 de Diciembre de 2011

La cogestión sindical tan temida

Los empresarios están inquietos y rechazan de plano el proyecto sobre la participación de las ganancias que tiene como bandera Hugo Moyano.

Gustavo Sylvestre
Especial para UNO

“No nos quieran correr por izquierda con el proyecto de ganancias. Se van a poner de culo todos los empresarios, y ni te cuento a la Presidenta”. La frase la lanzó un importante empresario argentino con llegada a la Rosada a uno de los integrantes del Concejo Directivo de la CGT, después del seminario organizado por la UIA la semana pasada.

Los empresarios están más molestos que nunca con el proyecto de la CGT, que ha sido tomado como una bandera a no arriar por la central obrera. Por primera vez disparan con fuerza y denuncian: “Es un proyecto que en el fondo encubre la cogestión sindical en las empresas; quieren llegar a auditar los balances de las empresas, eso es lo que quieren, y no estamos dispuesto a permitirlo. Es un proyecto tramposo”, define uno de los más importantes dirigentes de la UIA.

“¿Quiénes son ellos para impugnar balances?”, se pregunta el mismo directivo de la UIA, y advierte: “Quieren auditar los balances de las empresas y después dar paso nuevamente a la industria del juicio”.

Ha sido llamativo, pero en este punto todas las cámaras empresariales coinciden en cuestionar el proyecto de la CGT y se han puesto de acuerdo en no darle más entidad. “No nos vamos a prestar a que nos lleven a una trampa. El horno no está para bollos” advierten con dureza.

Al tiempo que algunos son rígidos en esa postura, otros mantienen abierta una línea de diálogo con el titular de la CGT, Hugo Moyano.

Sienten ellos, desde la UIA, que la relación entre Moyano y la Presidenta está muy fría. Y lo han escuchado a Moyano quejarse amargamente de que desde el Gobierno lo han dejado en soledad. Y que no hacen todo lo que podrían hacer en algunos temas que pueden llegar a tocarlo en el ámbito judicial.

Pero comprenden también a la Presidenta. Reflexionan en voz alta. “Cómo le va a dar clases de peronismo a la Presidenta en el Día de la Lealtad o querer interpretarlo a Néstor Kirchner el día que se conmemoraba el primer año del fallecimiento. ¿Justo sobre Kirchner, a la Presidenta? Se equivocó Moyano, y esto, sumado a otras actitudes públicas que ha tenido, ha molestado a la Presidenta”, sostiene la fuente.

“En las distintas reuniones que hemos tenido –acota el vocero de la UIA–, la Presidenta ha sido clara: nos ha pedido que nos aboquemos a los temas que nos corresponden, que ella está dedicada 100% a la gestión y al gobierno; nos ha dicho que nosotros nos dediquemos a los temas de la industria y que los gremios, a los temas gremiales…Ella en distintas charlas ha sido clara y directamente ha dicho: si quieren hacer política, que se afilien a un partido político o que formen un partido político, pero que no usen instituciones para hacer política”.

En ese comentario de la Presidenta había también una alusión para Moyano.

Desde la UIA están preocupados por la situación mundial. Si bien sostienen que el país está en buenas condiciones, algún coletazo podría haber. Y que hay que aprovechar las circunstancias que da el mundo. Por eso aconsejan: “Hay que contener a Moyano. Ahora que hemos logrado una muy buena relación entre los empresarios y el Gobierno, justo ahora Moyano, que ha sido un sostenedor de este modelo, no puede quedar afuera… Él tendrá que reflexionar, y en el Gobierno hay hombres que pueden recomponer la relación”.

A la hora de las opiniones sobre los cambios de gabinete, los hombres de negocios esperan con expectativa una designación de Julio de Vido como Jefe de Gabinete. “Sería una excelente señal de la Presidenta; ella gobernando, marcando los grandes lineamientos y que una persona de la capacidad de trabajo y de relaciones como Julio actúe en consonancia desde la jefatura de gabinete… sería una muy buena noticia”.

Sobre las posibilidades de De Vido en economía, la misma fuente empresarial se pregunta: “¿Para qué desperdiciarlo como ministro de Economía si bien puede ser el jefe de gabinete? ¿O acaso la Constitución no es clara en cuanto a que la administración depende del jefe de gabinete? Está todo dicho… De ministro de Economía puede poner a alguien de bajo perfil si lo tiene a Julio en Gabinete”. No se descarta desde sectores empresariales a Juan Carlos Fábrega, actual presidente del Banco Nación, para el Ministerio de Economía, o a Hernán Lorenzino.

No se esperan grandes cambios en el gabinete. Los nombres que están en danza son los de Julio De Vido, Héctor Icazuriaga, Carlos Zanini, Juan Carlos Fábrega, y María Laura Leguizamón. “Así como Néstor decía que equipo que funciona no se cambia, Cristina es de la misma tónica”, dice un pingüino de la primera hora.

Desde la Rosada advierten que la Presidenta no aflojará su discurso de denuncia contra aquellos gremios que, como en el caso de Aerolíneas Argentinas, denoten actitudes contrarias a la buena práctica sindical. “No se callará nada, tiene poder político, y nada que perder. La Presidenta tiene en claro lo que quiere para los próximos años en el país”, advierten desde su cercanía.

No fue una buena semana para Moyano. El jueves, los principales y poderosos gremios que lo acompañaban en la conducción de la CGT pegaron el gran faltazo a la reunión del Concejo Directivo.

Moyano ha sentido el impacto.

Paralelamente, “los Gordos” de la CGT, si bien han bajado los decibeles de la confrontación con Moyano, ya trabajan para la sucesión del camionero.

Piensan en un dirigente joven, no muy conocido, que formó parte del Concejo Directivo junto a Moyano. Pero no quieren apurar los tiempos. Esperarán al año próximo y la terminación del mandato de Moyano para presentar su candidato.

Mientras tanto, intensifican su relación con el Gobierno a través de contactos permanentes con el secretario legal y técnico, Carlos Zanini.

Con un poder político pocas veces visto en la historia argentina, Cristina de Kirchner se apresta a iniciar su segundo mandato como presidenta de los argentinos. Un período que estará signado, sin lugar a dudas, por los desafíos económico en un mundo donde la incertidumbre sobre el futuro es lo dominante.
 

Comentarios