Más noticias
Miércoles 12 de Agosto de 2015

La Colina se presentó en convocatoria de acreedores

Lo hizo en el juzgado de concursos y quiebras de la justicia local. Los detalles de la presentación y de la situación actual de la agroindustria en San Rafael. 

La fábrica La Colina, la conservera más importante del Sur mendocino, anunció oficialmente su presentación a convocatoria de acreedores tras varios años de problemas económicos y tras el paro de trabajadores el mes pasado.
En un comunicado oficial que confirmó algo que se rumoreaba hace tiempo, la empresa comunicó que “La Colina SA informa que se presentó a la justicia para iniciar un proceso de convocatoria de acreedores, herramienta legal que nos confiere la ley a los efectos de poner en salvaguarda la empresa, es decir, su personal, los productores y los proveedores que nos abastecen. Lo más importante para nosotros es reafirmar hoy lo que hemos hecho desde hace 67 años, que es dar trabajo. En este sentido, queremos llevar tranquilidad a cada uno de nuestros trabajadores y proveedores, y expresar nuestro más íntimo compromiso con el desarrollo de San Rafael en particular y de Mendoza y Argentina en general”.
La Colina produce y comercializa frutas y hortalizas enlatadas, de las cuales vende millones de envases anuales. En temporada de verano entre personal permanente y temporario ha llegado a emplear entre 600 y 1.000 personas, siendo una de las pocas conserveras que se mantiene en San Rafael con el correr de los años, pese a que la agroindustria sanrafaelina en la década del ’80 contaba unas 40 conserveras y hoy en día son apenas 7.
En el comunicado la empresa expresó brevemente el origen de sus actuales problemas financieros, señalando entre las principales causas la deuda de capital e intereses con AFIP. Además, añadieron la creciente presión fiscal en las provincias donde trabajan.
“La Colina ha visto desequilibrada su economía financiera que, con el transcurrir de los años, se ha agravado, más allá de los aportes efectuados. Una de las principales causas que han llevado a tomar esta decisión se relaciona directamente con la deuda originada principalmente en capital e intereses, relacionados con AFIP.  A lo descripto, hay que sumarle el avance de los fiscos provinciales, ya que La Colina vende en casi todas las provincias argentinas, como por ejemplo, Córdoba, Tucumán, Catamarca, Misiones, Buenos Aires, San Luis y Santa Fe, donde la presión fiscal ha ido en aumento creándose inclusive, hasta por parte de algunos municipios, supuestas tasas de inspección que constituyen verdaderos gravámenes que superan ampliamente la rentabilidad de muchos productos”, señalaron desde la empresa.
Los vaivenes en esta firma, que emplea a 120 personas en forma permanente, vienen desde hace unos años. En 2012 trascendió a través del Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación de San Rafael (STIA) un conflicto cuando desde la empresa se quiso hacer una sociedad con los empleados y se habló de que corría riesgo la siguiente temporada de verano, aunque nada de eso terminó ocurriendo. En tanto que el 16 de julio pasado los trabajadores pararon medio día en reclamo de sueldos atrasados.
Intentando llevar tranquilidad, en el comunicado la empresa concluyó diciendo que “para nosotros lo más importante es que la totalidad de los actores de la economía de San Rafael, relacionados con nuestra empresa, sepan que seguiremos trabajando y ayudando a que Mendoza crezca en base a empleo local”.
 La crisis de la agroindustria sanrafaelina
La situación de La Colina es un ejemplo del panorama actual en la agroindustrial sureña y un síntoma más de una enfermedad que está afectando a la agroindustria local. Las conserveras y los secaderos han visto caer sus ventas en el mercado interno y las exportaciones. Se trata del sector que más personas emplea en San Rafael. 
Actualmente trabajan siete conserveras y unos diez secaderos en San Rafael, que en total, según estimaciones del Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación de San Rafael (STIA), emplean unos 4 mil temporarios y de 2.800 a 3.000 efectivos. Hace tres décadas había 55 empresas, entre conserveras y secaderos. Pero no hay que ir muy atrás porque, según el sindicato, hace cinco años funcionaban unos 25 secaderos.
Además, en julio de 2012 la Cámara de Comercio e Industria de San Rafael advirtió que ese año se perdieron 1.600 puestos de trabajo en la agroindustria. Las empresas conserveras venden la mayoría de su producción en el mercado interno, pero los secaderos dependen exclusivamente de las exportaciones, y éstas han caído casi a la mitad en el último año.
En 2013 desde San Rafael y Alvear se vendieron al exterior fruta seca por 65,4 millones de dólares, contra 34,4 millones de 2014, según los datos de la Aduana local.
Algo similar con la fruta fresca, que de un año a otro se pasó de exportar por 3,5 millones a 1,6 millones; en puré y pastas de frutas de 15,7 millones se bajó a 10,4 millones y el aceite de oliva de 1,8 millones a 614 mil dólares. En cambio en conservas apenas se exportó por algo más de 96 mil dólares en 2013 y directamente nada el año siguiente.
Por Javier Martín - unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios