Más noticias
Sábado 03 de Diciembre de 2011

La comunidad de pueblos originarios frenó el desalojo de animales en los campos de la familia Díaz en Malargüe

La Organización Identidad Territorial Malalweche impidió que la Justicia siguiera sacando animales de la comunidad de pueblos originarios Agua de las Vacas cuyos integrantes, la familia de Nélida Pavés Vda. de Díaz, fueron desalojados por orden del Juzgado Federal de  San Rafael el pasado lunes 21 de noviembre.  

La Justicia no pudo llevar a cabo el traslado de los animales de la familia Diaz que fueron desalojados el pasado lunes 21 de noviembre por orden del Juzgado Federal de San Rafael a solicitud de la empresa Nieves de Mendoza de orígen malayo.

En esa oportunidad los Díaz retiraron las pertenencias que tenían en la vivienda, pero los animales quedaron en el campo al cuidado de personal policial y técnicos agropecuarios hasta tanto encontraran un sitio donde llevarlos.

El viernes ese lugar apareció. Se trataba de un campo ubicado al este del paraje La Junta. Cuando los tres primeros camiones arribaron con los animales se impidió su descenso. En este punto hay dos versiones: Una fuente policial expresó que se debió a que los propietarios del lugar de destino eran tres personas, una estaba de acuerdo con dar el pastaje y otros dos no, por lo que finalmente imperó el criterio de estos últimos. Por el lado de la familia desalojada, se indicó que en realidad el desembarco no se concretó a raíz de que hubo presión de la policía sobre los dueños del predio arrendado para que no recibieran a sus animales.

Ante ese panorama se decidió el traslado de unas 60 vacunos y cerca de 20 equipos a un corral de la zona de Colonia Elena, en el departamento de San Rafael, donde quedarían bajo tutela estatal hasta tanto los Diaz les buscaran un nuevo reducto, mediante la presentación de un contrato de alquiler y la documentación que acredite la real propiedad de los mismos.

Fue entonces que la entidad que nuclea a los pueblos originarios de Malargüe, que venía acompañando a los miembros de la comunidad Agua de las Vacas denunció públicamente “hostigamiento y avasallamiento” por parte de la empresa Nieves de Mendoza Las Leñas” (quien se adjudica la titularidad de la tierra) y tomó la decisión de “no dejar salir ningún animal más del puesto hasta tanto se regularice y se den respuestas a esta situación.”

Para hacer efectiva la medida ayer a primera hora de la mañana la Organización Malalweche cortó el acceso al puesto, impidiendo que tres camiones cargados de vacunos, con sus correspondientes acoplados, salieran con destino a San Rafael.

Ante ello se hicieron presentes medios de prensa y cerca de las 10:00 arribó el titular de la Seccional 24, Crio. Ángel Ramón Balmaceda, para interiorizarse de los motivos del corte. Una vez que dialogó con los voceros de los pueblos originarios, personal de la Dirección de Ganadería, Gendarmería Nacional, Policía Rural y un representante de la Justicia Federal, procedió a retirarse para poner en conocimiento de la fiscalía en turno el panorama que se presentaba.

Cerca del mediodía la delegada de Ganadería en Malargüe, Dra. Mariana Larosa,  se acercó al bloqueo para dialogar con un representante de la familia Díaz y los voceros indigenistas. Su intervención fue efectiva, porque tras ello se acordó que los animales serían retornados a los corrales del puesto de la comunidad Agua de las Vacas, hasta que este lunes se presente la documentación necesaria que se exige para el movimiento de ganado y un contrato con algún propietario de un campo.

“Somos conscientes de que esto no termina acá. Si bien logramos que los animales volvieran al puesto, ahora la Comunidad tendrá que realizar los trámites que exige ganadería para llevarlos a otro campo. Nosotros impulsamos el diálogo para llegar a un acuerdo, que finalmente se logró, por eso agradecemos la voluntad de las distintas instituciones que se hicieron presentes para alcanzarlo. Seguiremos trabajando normalmente para garantizar los derechos de nuestras comunidades” expresó David Leguizamón, delegado nacional de la Organización Malalweche.

Además denunció que Francisco Parada, conductor de un programa radial sobre la identidad del puestero que se emite a través de la radio del Estado nacional LV 19 Radio Malargüe, censuró a la Organización para que pudiera expresar lo que estaba sucediendo, por lo que elevarán la correspondiente denuncia ante el ente que garantiza la libre expresión de los pueblos originarios.

Antecedentes

El 8 de noviembre el Dr. Eduardo Ariel Puidéngolas, Juez Federal Subrogante emitió una cédula de notificación al Juzgado de Faltas de Malargüe indicando de que procediera “ al desalojo del inmueble denominado puesto Rojas o puesto Agua de Las Vacas o puesto La Horqueta, fracción campo El Álamo ubicado en la ruta nacional 40 entre los kilómetros 2972 y 2974” habitado por Nélida Pavés Vda. de Díaz, Ricardo Alberto Díaz, Hugo Jerónimo Díaz, Héctor Fermín Díaz, Roberto Fabián Díaz y Silvia Deolinda Díaz y/o cualquier otro ocupante.

Se autorizó el uso de la fuerza pública, el desalojo y el allanamiento de domicilio.

Ello como consecuencia que la empresa Nieves de Mendoza S.A.   recurrió a la justicia en 2002 iniciando una demanda contra la familia Díaz y/o cualquier otro ocupante del puesto, luego de que la misma no los reconociera como propietario. La empresa, que en un principio era de capitales malayos,  había adquirido en 1998 unas 250.000 hectáreas, donde se encontraban las 8.000 de los Díaz.

Los puesteros argumentaron a su favor  que llevaban más de 30 años viviendo en el lugar sin reconocer dueño y que contaban con un certificado de julio de 1996, en que se dejaba constancia de ese hecho.

En el año 2005 hubo una medida judicial de desalojo que tuvo trascendencia pública. Tiempo después los Díaz ganaron en primera instancia el juicio, pero perdieron las siguientes, a raíz de las apelaciones que efectuaron los representantes de la firma.

Paralelamente, por iniciativa de los ahora desalojados, comenzó otro juicio, en este caso por prescripción adquisitiva, el que aún no ha tenido dictamen.

 

 

Comentarios