Primicias
Jueves 01 de Septiembre de 2011

La conmoción por el asesinato de Candela Rodríguez en la tapa de todos los diarios

Candela Rodríguez, la niña de 11 años que estuvo desaparecida nueve días, fue hallada asesinada ayer dentro de una bolsa, con la cara destrozada. El cuerpo fue encontrado alrededor de las 15.30 por una cartonera que revolvía basura y vio la mano de la nena colgando de una bolsa de basura.

Los efectivos se trasladaron de inmediato al lugar, al igual que la madre de la chica, Carola Labrador, y el gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

¡Por Dios, me mataron a mi hija!, gritó la mujer desesperada ante el propio mandatario y el fiscal de Morón a cargo de la investigación, Marcelo Tavolaro, cuando la llevaron al lugar del hallazgo para reconocer el cadáver.

Según las fuentes, hace tres días la tía de Candela recibió un llamado extorsivo en el que le decían que si el padre de la nena no devolvía un dinero, iban a matar a la pequeña, lo cual abona la hipótesis de que se trató de un secuestro extorsivo.

Hasta que ese conchudo no devuelva la guita, a la nena no la vas a ver nunca más. Que (la madre de Candela) le pregunte al marido dónde dejó la guita, dijo un hombre en un llamado realizado a un teléfono que estaba intervenido y fue grabado por los investigadores.

El padre de la chica, Alfredo Rodríguez, purga una pena de tres años de prisión por integrar una banda de piratas del asfalto y el 25 de agosto declaró ante los investigadores que desconocía los motivos de la desaparición de su hija.

El lugar del hallazgo del cuerpo, donde la Policía Científica recolectó pruebas, es un ex corralón de materiales demolido hace seis meses donde ahora hay pastizales y basura, situado a pocos metros de la colectora del Acceso Oeste y la calle Benvenuto Cellini, a unos 500 metros del cruce con la avenida Vergara y a 35 cuadras de la casa de Candela.

Otra fuente afirmó que la niña fue asesinada tres días antes en otro lugar y arrojada después allí 24 horas antes del hallazgo, por lo que ahora es prioridad de los investigadores determinar dónde estuvo cautiva unos seis días.

De acuerdo a estudios preliminares, la niña habría sido asesinada por asfixia y golpes en el cráneo y la cara, no obstante la causa fehaciente de la muerte será establecida tras la autopsia que se realizará en la morgue de Morón, situada en Peredo y Haití, del Barrio Policial, de Ituzaingó.

Candela había sido vista por última vez el lunes 22 de agosto, cuando salió de su casa ubicada en Coraceros 2552 de Hurlingham para encontrarse con unas amigas con quienes asistía a un grupo de scout, en la parroquia San Pablo Apóstol, de Villa Tesei.

Comentarios