Deportes
Miércoles 06 de Abril de 2016

La conmovedora decisión que la dejó afuera de los Juegos de Río

La joven de 20 años dejó sus sueños de lado para donarle un riñón a su padre. Conocé su historia.

Se llama Joana Bolling y su conmovedora historia trascienden las fronteras del deporte.
Horas y horas de entrenamiento la llevaron a estar a un solo paso de lograr su objetivo: jugar al handball en el seleccionado argentino juvenil en los próximos Juegos Olímpicos.
Pero el destino tiene sus tretas, y la desición que tomó Joana sin duda amerita más que cualquier medalla. Su padre Elnes Bolling, ex basquetbolista, sufre una insuficiencia renal y necesitó de un trasplante. Su hija, sin dudar, puso el deporte de lado y decidió donarle un riñón.
Con 20 años, la joven optó por someterse a la operación para ayudar a su padre y sólo podrá volver a entrenarse una vez finalizados los Juegos de Río.
"No iba a dudar de donar por las Olimpíadas. Esto es más importante que el handball", le confesó Joana al diario Clarín.

Comentarios