Deportes
Viernes 17 de Junio de 2016

La definición de la NBA está más caliente que nunca

Cleveland se impuso sobre Golden State, en el sexto juego de la final, y el domingo se conocerá al campeón del torneo.

Cleveland Cavaliers venció en la noche del jueves a Golden State Warriors, el actual campeón, por 115 a 101, como local, empató las finales de la NBA de básquetbol (3-3) y el domingo se definirá el título en el séptimo partido.

El partido se jugó en el estadio Quicken Loans Arena de Cleveland y el encuentro definitorio se desarrollará el domingo, en Oakland, la casa de Golden State.

En el ganador descolló el alero LeBron James, con 41 puntos, 11 asistencias, 8 rebotes, 4 robos y 3 tapones, indefendible para el campeón de la Conferencia del Oeste.

Además, se destacaron el base Kyrie Irving (23 puntos) y el pivote canadiense Tristan Thompson, con 15 unidades y 16 rebotes.

En el quinteto perdedor, que perdió los últimos dos juegos de la serie, el base Stephen Curry, con 30 puntos y el escolta Klay Thompson lo secundó con 25, aunque sólo anotó 3 de sus 10 intentos en triples.

El primer cuarto fue un repertorio en todos los sectores de la cancha del local, que contó con 9 puntos de James, 7 de Irving, más el aporte de Thompson, con 7 unidades y 9 rebotes en el parcial.

Como contracara Golden estuvo errático, cayó en la defensa efectiva de su rival y sólo vio como la desventaja se iba estirando para cerrar 11-31 el primer descanso largo, en la peor marca ofensiva de la historia de las finales de la NBA en un cuarto para un equipo.

Gracias a la aparición en su esplendor de Curry, con cuatro triples, en el segundo cuarto, los Warriors acortaron la diferencia a ocho (46-38), justo cuando el dueño de casa empezó a fallar en ataque.

Sin embargo, volvió a tomar el comando Irving en los lanzamientos, terminó la primera mitad con 20 puntos, y Cleveland en la parte final del periodo volvió a alejarse para irse al entretiempo por 59-43 arriba.

Después del entretiempo, Cleveland volvió a la cancha otra vez muy efectivo en la ofensiva, al promediar el cuarto sacó la máxima diferencia (70-46) y Golden sufría la apática actuación de Klay Thompson, errático desde la línea de tres (2-8 hasta ese momento).

Cuando parecía resuelto el partido, Golden hizo un parcial de 25-10, con Curry como figura estelar, y terminó el cuarto sólo a nueve debajo (80-71).

Tuvo que aparecer en toda su dimensión James (18 puntos consecutivos) en el comienzo del último cuarto para mantener la diferencia ante un Curry que hacía todo solo en Golden, y en un momento el partido era un 'uno contra uno' en cada aro.

A falta de cuatro minutos, con el marcador 98-87, Curry cometió su sexta falta y fue expulsado por protestar la sanción. Fue el golpe de gracia para el campeón, que sin su máxima estrella no pudo sellar un nuevo título.

Todo se definirá en Oakland el domingo, desde las 21.00 de la Argentina, en una de las finales más electrizantes de las últimas temporadas.

Cleveland intentará vengar la derrota de la final pasada por 4-2. Por ahora, Cavaliers remontaron dos juegos de campeonato, con total autoridad. El domingo habrá campeón.

Comentarios