Economía
Domingo 27 de Diciembre de 2015

La devaluación ayudará a venderle más vino a Brasil

La depreciación del real provocó que en los últimos años Argentina cediera cuotas de mercado a favor de Chile

Adrián Giunta
giunta.adrian@diariouno.net.ar

Segundo semestre de 2016. Ese es el período en el  que, se calcula, la Argentina podría empezar a recuperar terreno en Brasil en cuanto a las exportaciones de vinos a ese destino se refiere. Ocurre que las ventas vitivinícolas al vecino país cayeron 6,9% en el bimestre octubre-noviembre respecto de igual período de 2014. Pero ahora, tras la devaluación del peso como consecuencia de la eliminación del cepo cambiario, se abre una luz de esperanza. Igualmente, el proceso de mejora llevará su tiempo. “La recuperación se va a demorar, los mercados no se recuperan de un día para el otro, pero podemos reconquistar terreno en Brasil tanto en volumen como en precio”, explicó a Diario UNO Sergio Villanueva, director ejecutivo del Fondo Vitivinícola Mendoza.
Villanueva entiende que este proceso de caída en las ventas al principal socio del Mercosur de la Argentina se dio como consecuencia de dos razones: la devaluación del real y, al mismo tiempo, la apreciación del peso argentino.
“El resultado de ello fue que Chile ganó más participación y Argentina perdió espacio, pero tras la devaluación del peso argentino, esta situación se amortiguó”, explicó Villanueva, quien consideró que las mejoras se verán reflejadas, en el corto plazo, en la rentabilidad más que en términos de volúmenes exportados.    
La caída de las exportaciones a Brasil tiene una explicación lógica desde el punto de vista de la situación económica de los consumidores. Ese país cuenta con las tasas de desempleo más altas  de los últimos tres años, los salarios son los más bajos de la última década y la economía cayó en recesión.
Un análisis del Observatorio Vitivinícola Argentino añade otro motivo que explica  la caída continua en la venta de los vinos argentinos a Brasil. El informe hace referencia al incremento de los costos en la cadena de distribución (sobre todo impositivos) que se vio reflejado en los precios de góndola, que no fueron aceptados por los consumidores.  
El estudio añade que en este escenario, a la Argentina le costó conseguir competitividad en ese destino porque tuvo que aumentar sus precios, lo cual provocó una caída de las ventas. Así, los segmentos cercanos a los 35 dólares por caja de 12 botellas fueron ocupados por Chile.
La situación encendió luces de alarma en el sector si se tiene en cuenta que Brasil es el cuarto destino en importancia para los vinos argentinos, detrás de Estados Unidos, Canadá e Inglaterra.
Pero ahora la quita de las retenciones a las exportaciones decididas por el presidente Mauricio Macri también, se estima, dará un nuevo impulso al sector vitivinícola.
“Antes había trabas a las exportaciones para que la sobreoferta bajara los precios internos, una política que dio resultado poco tiempo.  Ahora eso cambió y la agroindustria podrá desarrollar todo su potencial”, dijo Carlos Iannizzotto, de Coninagro.  

Comentarios