La provincia
Sábado 28 de Noviembre de 2015

La falta de mciros a la noche deja a pie a unas 50 mil personas

Este viernes los empresarios implementaron la segunda jornada de suspensión de la prestación nocturna de colectivos.


  Hospitales, supermercados, comercios, negocios gastronómicos y de diversión nocturna, hoteles, shopping y centros comerciales, cines y servicios de limpieza, por nombrar los principales, además de unos 50.000 pasajeros del Gran Mendoza,  comenzaron a sufrir el jueves el duro golpe por la ausencia de colectivos nocturnos entre las 22 y la 5 de la madrugada. 
Sin remedio ni noticias sobre una solución inmediata, la actividad comercial y de servicios, tanto públicos como privados, se vio obligada a reorganizar los horarios de salidas de sus trabajadores, adelantando la finalización de la jornada laboral, contratando remises o alquilando tráfics, en los dos últimos casos con el fin trasladar a sus empleados al domicilio en los horarios críticos.
No en todos lados fue igual. Hubo gente que no contó con tanta condescendencia de sus empleadores y debió cumplir el horario laboral y quedarse a pie. 
Un pariente, un compañero de trabajo o un amigo con movilidad fueron la vía solidaria para salir del mal momento. 
El conflicto que enfrenta a los dueños de los micros y al Gobierno provincial continuó anoche y seguirá esta noche, la del domingo y la madrugada del lunes sin solución. 
Los empresarios de AUTAM mantendrán su decisión de no prestar el servicio nocturno en corta, media y larga distancia porque se quejan de que el Gobierno no les ha cumplido. 
Le reclaman una deuda de $150 millones por la prestación diaria del servicio y que aprueben el nuevo marco tarifario, que según ellos el gobernador Francisco Pérez tiene a la mano, pero se niega a firmar. 
Con la plata o la tarifa se conforman y si no les cumplen, el lunes reducirán la prestación diaria al 50%. 
“Es un apriete por la tarifa”
La suspensión del servicio repercutió en Casa de Gobierno. El ministro de Transporte, Pablo Rousseau, confirmó la segunda jornada sin micros a la noche y acusó a los empresarios: “Es un apriete para que les subamos la tarifa”.
En diálogo con Diario UNO disparó: “Es una medida extorsiva, intempestiva y fuera de la ley con el único objetivo de forzar y lograr la firma del decreto tarifario que aún está en evaluación”.
Rousseau anticipó: “El lunes aplicaremos las multas por los días que no se prestó el servicio y, además, iremos a la Corte provincial con una medida autosatisfactiva para que se reponga la prestación”. 
“El lunes evaluamos ir al paro”
Mientras tanto, entre los choferes de colectivos la preocupación es grande y el mal humor comienza a tomar color. 
Es que, por un lado, los 150 choferes que trabajan exclusivamente en el servicio nocturno fueron enviados el jueves y ayer de vuelta a sus hogares con la noticia de que perderán el fin de semana de trabajo y también el dinero que representa.
Lo confirmó a Diario Uno Rodolfo Calcagni, titular del Sipemom, el gremio que los nuclea.
“Se presentaron a trabajar y los mandaron de vuelta y, además, no les pagarán el día porque esto es así, todas para ellos. Si los trabajadores paramos, la patronal nos descuenta; pero si los empresarios paran por un conflicto que es de ellos y no nuestro, ahora resulta que tampoco piensan pagar la jornada laboral”.
Calcagni detalló: “Además de las 150 familias que viven del servicio nocturno, hay otras 2.000 que indirectamente se benefician de este con choferes que lo refuerzan y que también se verán afectados”.
Anticipó: “Esto va a seguir hasta el lunes y nosotros a la tarde, si no se arregla el conflicto, evaluaremos un paro total para el martes o miércoles”.
“Vamos a esperar –dijo– porque no queremos castigar a la ciudadanía y en el peor de los casos, avisarle con tiempo de la medida de fuerza”.
Por Alejandro Gamero-gamero.alejandro@diariouno.net.ar

Comentarios