Zona sur
Miércoles 07 de Septiembre de 2016

La falta de pediatras impide elevar el nivel de complejidad del hospital de Alvear

El nacimiento de las trillizas en el hospital alvearense dejó al descubierto el verdadero problema. Aunque hubiera decisión para montar una terapia neonatal, no hay profesionales para atenderla

El nacimiento de trillizas en el hospital Enfermeros Argentinos el viernes 27 de agosto y el posterior trasladado a San Rafael donde cuentan con terapia neonatal volvió a poner de manifiesto un problema que aqueja a los centros asistenciales alejados del Gran Mendoza: la escasez de profesionales.
Si bien el primer pensamiento que a cualquiera se le cruza por la cabeza es la falta de aparatología para atender un caso complicado como el de las trillizas (que además llegaron al mundo un mes y medio antes de la fecha prevista de parto), el problema no pasa por una cuestión monetaria o de decisión política de adquirir equipamiento de alta complejidad. En realidad ese es el menor de los inconvenientes.
La explicación que brinda la jefa del área de Neonatología del hospital alvearense es muy simple y clarificadora. “Se puede comprar un respirador o tres si es necesario y tenerlo mañana, pero quien va a controlar ese respirador todo el día. No tenemos médicos de guardia neonatólogos”, dijo Graciela Fernández de Raich.
Ante una situación extrema, en el Enfermeros Argentinos “nos turnamos con la doctora Mendoza para atender a un niño (internado en el área de Neonatología) cuando se presenta un caso excepcional, pero es imposible sostener las internaciones en el tiempo”.
En la actualidad hay un plantel con 10 pediatras de los cuales seis son de afuera (San Rafael, el Valle de Uco y norte de Mendoza) que cumplen funciones exclusivamente en la guardia del hospital y eso implica además atender la guardia de Neo.
Pero dentro de ese grupo sólo dos son pediatras especializados en neonatología, la doctora Fernández de Raich y Cristina Mendoza.
Para la pediatra y especialista en Neo, con 30 años de profesión, “visto desde afuera pareciera que hay muchos que no quieren venir a Alvear a hacer guardias y más cuando implica también estar en Neonatología como pasa en este hospital”, opinó.
También consideró que “es tan estresante el sistema de salud en lo que son las guardias que los residentes de Pediatría, después de que se reciben, están tan saturados por todas las guardias que hicieron durante la residencia que son muy pocos los que quieren venir”.
Esta situación no es patrimonio exclusivo del hospital Enfermeros Argentinos.
En Malargüe la falta de profesionales suele ser acuciante y “hasta en San Rafael tienen problemas porque no quieren hacer guardias neonatólogas”, agregó Fernández de Raich.

Comentarios