Más noticias
Lunes 09 de Febrero de 2015

La famosa narco mexicana "Reina del Pacífico" quedó libre

Sandra Avila Beltrán, de 54 años, siempre negó las actividades que le atribuyó la justicia. Fue dueña de 234 propiedades. Estuvo presa 7 años acusada de coordinar el tráfico a EEUU.

Sandra Avila Beltrán, conocida como la "Reina del Pacífico" y condenada por coordinar las actividades de tráfico de drogas de Colombia hacia Estados Unidos, salió en libertad del penal mexicano de Tepic, en Nayarit, informó ayer la fiscalía de México.

La sindicada como sobrina del capo Miguel Angel Félix Gallardo fue señalada por las autoridades mexicanas y estadounidenses por tráfico de drogas en la zona del Pacífico mexicano, así como por crimen organizado y operaciones con recursos de procedencia ilícita, quedó libre anteanoche tras siete años de litigios en México y Estados Unidos.

Gallardo fue líder del cártel de Guadalajara, una de las organizaciones de narcotráfico más poderosas en la década de 1980 donde desarrolló su poder Joaquín "el Chapo" Guzmán, que también fue arrestado el año pasado. Gallardo cumple una sentencia de 40 años por el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena, en 1985.

Avila Beltrán, de 54 años, no tiene ningún otro proceso penal pendiente y cumplió las penas impuestas en dos juicios en México y en Estados Unidos, donde se declaró culpable y obtuvo una pena menor. La "Reina del Pacífico" participó en el lavado de 22,5 millones de dólares, invertido en bienes raíces, según expedientes de la agencia antidrogas estadounidense, (DEA) y la Agencia Federal de Investigación (AFI) de México.

En Estados Unidos fue condenada a 70 meses de cárcel luego de declararse culpable de haber asistido económicamente a su novio, el colombiano Juan Diego Espinosa Ramírez, alias "El Tigre".

La mujer era la encargada de coordinar una federación de narcos en la cual, a diferencia de los cárteles, no hay un jefe sino socios con igual categoría.

La "Reina del Pacífico" se relacionó sentimentalmente con varios capos del narcotráfico, entre ellos, Ismael "El Mayo" Zambada, así como con jefes policiales.

Avila estuvo casada con dos comandantes de la Policía Judicial y abrió dos clínicas de bronceado y un local de baños sauna para justificar sus ingresos.

En febrero de 2011 un tribunal de delitos penales federales del estado de Jalisco libró otra orden de detención por delitos de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

En agosto de 2012, fue entregada a las autoridades de EEUU, donde un año más tarde fue condenada en Florida a 70 meses de prisión.

Al año siguiente fue repatriada a México, donde ingresó en el Centro Federal de Readaptación Social, en el estado de Nayarit, que ahora ha abandonado.

En septiembre del 2014, fue condenada a cinco años de prisión por "operaciones de procedencia ilícita". No obstante, la sentencia fue revocada en una apelación y se ordenó su inmediata liberación.

La fiscalía argumentó que Avila Beltrán ya había sido juzgada por el mismo delito, tanto en México como en el extranjero.

Con el dictamen se cierra un capítulo que comenzó en 2007 cuando Avila fue arrestada en una cafetería en la ciudad de México. Entonces la Procuraduría General la presentó como "una pieza clave del cartel de Sinaloa". Pero muchos cuestionaron entonces que la mujer realmente desempeñara un papel tan importante en la organización.

Tapada. La "Reina del Pacífico" salió del penal conocido como "El Rincón" la noche del sábado sin destino conocido y sin dar declaraciones, en una camioneta en un BMW sin patentes que manejaba una de sus hijas. Ella viajaba en el asiento del acompañante con la cara cubierta con una tela azul; vestía vaqueros y un pullover marrón. La seguían varios autos con familiares a bordo.

En 2007, cuando fue detenida, negó ser sobrina de Gallardo y que tuviese la fortuna que se le atribuía; aseguró que era una ama da casa que se ganaba la vida vendiendo ropa, pero la policía le incautó 179 joyas muy costosas y le descubrió documentos de propiedad de 234 propiedades en Hermosillo, Sonora, y en Guadalajara, Jalisco, así como autos de lujo. Consta en los archivos de la Policía Judicial que en 1990 le decomisaron millón y 225 mil dólares. Era la época en que para ella, llevar más de medio millón de dólares en su equipaje de mano era algo normal.

Sí admitió sus vínculos con algunos de los mayores capos mexicanos, "el Chapo" Guzmán, "el Mayo Zambada", Amado Carrillo Fuentes, "El Señor de los Cielos" o los hermanos Arellano Félix.

Dijo que habían formado parte del entorno en que creció. "El gobierno me relaciona con los capos, como si fuera uno de ellos. Pero yo los conocí cuando eran personas comunes y corrientes", afirmó al periodista Julio Scherer, autor de "La Reina del Pacífico", quien fue director del diario mexicano Excelsior.

Pero tras ser apresada , los medios mexicanos informaron entonces de su romance con el colombiano Juan Diego Espinoza Ramírez, y se precisó que esa relación había estrechado los vínculos entre los carteles de Sinaloa y el del Norte del Valle de Colombia.

Los delitos por los que la encarcelaron no pudieron probarse en México y fue absuelta en 2010. Pero una corte de apelaciones ratificó el veredicto en 2011.

Mientras tanto, en una corte en Miami se declaró culpable de un cargo menor de cómplice en un caso que involucraba a Espinoza Ramírez (dijo que lo asesoraba financieramente en varios de sus negocios), quien se había declarado culpable de tráfico de cocaína en 2009.

Comentarios