Política
Sábado 29 de Octubre de 2011

La gente ratificó el rumbo y el intendente alvearense sigue 4 años más

Será el cuarto mandato en la vida política del dirigente justicialista. Hasta diciembre no definirá los cambios en el gabinete. Por el lado de la oposición, hay cuestionamientos internos. Los resultados 

El panorama que se avizoró en las primarias del 14 de agosto casi no tuvo cambios. El domingo 23 los alvearenses fueron a las urnas y ratificaron el rumbo del departamento para los próximos cuatro años.

El oficialismo sigue rebosante de alegría, Juan Carlos De Paolo obtuvo lo que ningún político en la historia departamental había siquiera pensado, una nueva reelección. El 10 de diciembre el cacique comunal prestará juramento y ocupará por tercera vez consecutiva, y la cuarta en su vida política, el sillón de la intendencia.

Los números previos a las elecciones siempre lo mantuvieron a De Paolo al frente. La base de la campaña fueron las obras. El polideportivo, la planta de residuos sólidos urbanos como así también la depuradora de líquidos cloacales enarbolaron el discurso oficial y dio sus frutos. El jefe comunal obtuvo el 43,2% de los votos (12.272), una cifra similar a la del 2007. Asimismo, si el 14 de agosto todos se preguntaban como podía influir el arrastre, el domingo pasado Alvear no fue la excepción. La Presidente Cristina Fernández supero la media provincial (50,8%) y arrasó con el 54,85%, diez puntos más que el intendente.

Estos aspectos no escaparon al análisis del intendente. En sus primeras palabras como nuevo líder alvearense De Paolo destacó: “Sin duda hemos sido favorecidos por este gobierno nacional y provincial que nos permitió dar respuestas, algunas de décadas atrás, y eso ha premiado la gente dándonos una continuidad”.

Ahora De Paolo se enfrenta a cambios, uno son obligados por la partida de Cristian González, secretario de Obras Públicas y Wanda Paredes directora de Turismo a la Cámara de Diputados y Senadores respectivamente. En tanto Luis Gutiérrez, delegado de Carmensa, pasará a ocupar una banca en el Concejo Deliberante. Y en segundo lugar estarán las modificaciones que pueda realizar para oxigenar el gabinete.

“Uno va pensando los cambios pero el mandato termina el 10 de diciembre y vamos a ser respetuosos de eso”, señaló el jefe comunal.

El manejo del Concejo

El buen resultado se extendió a los concejales y le permite al intendente no perder poder de fugo en el cuerpo legislativo por los próximos dos años.

Si bien no tendrán mayoría absoluta, renovó las tres bancas que el oficialismo ponía en juego y en total suma 5 concejales . Esto le permitirá mantener el control o al menos evitar que pasen los temas ríspidos, como ha ocurrido hasta el momento. El resto de los partidos, quedaron con 4 bancas los radicales y una en poder de los demócratas.

La oposición: preocupada y ¿ocupada?

La situación es menos agraciada. Los radicales tienen como premio el haber podido rearmarse después de la interna, pero la preocupación no cesa. Las alianzas surtieron efecto para el candidato a intendente 34% pero no así para concejales, 24%, ya que los aliados iban con listas propias. Ese es uno de los cuestionamientos que hay. “Nos toca seguir con la reconstrucción del partido a nivel local, es el saldo positivo, se logró la unidad después de las elecciones”, dijó José Luis López.

Igualmente no todas las heridas sanaron. A horas de la elección aparecieron pintadas con la consigna “Jani volvé” en referencia al diputado Alejandro Molero que perdió la interna y la posibilidad de candidatearse a intendente por la UCR a manos de López.

Este y otros tantos temas deberán ser discutidos por la dirigencia radical puertas adentro s.

En tanto en el partido Demócrata la situación es mucho peor. Además de sumar otra elección más (para cargos ejecutivos y legislativos) sin colocar un concejal, los resultados fueron desastrosos.

El partido está casi paralizado y sin reacción aparente. El 2009 quedó muy lejos, igual que el tercer puesto que consiguieron en esta elección, 5% a intendente y 7% en concejales. Eso, sin contabilizar el 12% que obtuvieron los llamados votos inútiles , en blanco, nulos y otros.

Durante toda la campaña lso demócratas se llenaban la boca diciendo que iban a jugar todas las fichas para sumar una segunda banca en el concejo deliberante, pero al final fue solo una expresión de deseo, nunca se vio al aparato en marcha.

“Mucha preocupación” fue la respuesta de un alto dirigente ganso cuando se le consultó por la situación que atraviesa el partido.

El dilema que quedará por resolver es, cual será el punto de inflexión en el que pase de preocuparse a ocuparse del problema.

El resto de las fuerzas política tampoco pudo ganarse un lugar.

El frente Amplio Progresista apenas alcanzo el 6% y Unión Popular rozó el 1%.
 

Comentarios