País
Viernes 22 de Abril de 2016

La historia del llamado de Francisco a un nene argentino: "Hablaron como si se conocieran desde hace tiempo"

Benicio tiene 9 años y tiene un tumor maligno en su cerebro. Necesita un tratamiento en Estados Unidos para detener el crecimiento. La historia de cómo llegó el llamado del Papa y qué se dijeron.

Benicio, de 9 años, fue noticia en los últimos días por recibir un llamado del papa Francisco en su casa de Río Gallegos. "Habló con él como si se conocieran de tiempo", contó a este portal Luis Aballay, padre del pequeño. Necesita un costoso tratamiento en Estados Unidos y buscan recaudar 65 mil dólares para poder hacerlo.
Todo comenzó cuando Benicio decidió escribirle una carta a Francisco contándole que en diciembre le descubrieron que tiene un tumor maligno en su cerebro, que fue operado y que ahora es sometido a sesiones de quimioterapia.
En diciembre de 2015 Benicio empezó con mareos, vómitos, visión doble y en un primer momento creyeron que era un problema en sus oídos, pero luego de una resonancia, confirmaron que se trataba de un tumor maligno ubicado en el tronco del cerebro.
Fue operado y sacaron el 60 por ciento del tumor y el resto fue imposible sacarlo. Fue sometido a radioterapia y ahora a sesiones de quimioterapia cada 15 días. "Es un tumor que no tiene cura", dijo el papá de Benicio.
"Nosotros no somos practicantes activos de nuestra religión, pero el sí y quería relatarle al Papa su problema y pedirle que rezara por él", contó Luis y siguió: "Hace dos sábados, a las 11 de la mañana llamaron a casa, mi esposa contesta, llora y dice 'sí acá vive Benicio'".
El pequeño tomó el teléfono con naturalidad y "habló con él como si lo conociera de tiempo. El Papa le pidió a Benicio que también orara por él, y le ofreció hacer la comunión sin el cursado para que tenga más armas".
"Cuando terminó el llamado, le dijo 'Un beso Francisco, te quiero mucho', encogió su bracito sobre la mesa y empezó a llorar", relató el papá, quien sostuvo que estaban desesperados por saber qué le había dicho el Papa. "Nos hacía falta un empujón de estas características".
Benicio y su familia viven en Río Gallegos, en una zona de campo. Viajan periódicamente a Buenos Aires donde el pequeño hace su tratamiento en el Hospital Gutiérrez.
"Benicio le había pedido al Papa que rezara por su doctora, Mercedes García Lombardi, jefa de oncología del Gutiérrez. Ayer me llamó muy emocionada porque no podía creer ese gesto que tenía mi chiquilín".
"Hay inhibidores nuevos en Londres y Cincinnati (Estados Unidos) que frenan el crecimiento del tumor. El tratamiento es de 65 mil dólares más los pasajes y demás y tratamos de buscar que él pueda tener esa posibilidad. Nosotros somos una familia común que no accedemos a un monto tan importante y por eso iniciamos la colecta".
Los padres esperan poder llevar a su hijo a fin de año al Hospital de Niños de Cincinnati, en Estados Unidos, donde probarán una nueva droga llamada panobinostat que inhibe el crecimiento del tumor.
Quienes quieran ayudar al tratamiento de Benicio pueden hacerlo a la Caja de Ahorro del Banco Santa Cruz CBU 0860001102800029832619. Los titulares son los papás Luis y Analía DNI 20303075/ 20931834.
Hoy Benicio sufre solo de visión doble los días posteriores a pasar por quimioterapia, pero en general está bien, dijo su papá, quien agregó que "esta un poco gordito por los corticoides".
El pequeño empezó el colegio este año pero no podía aguantar una jornada completa en la escuela porque le daba mucho sueño por los medicamentos que toma. "Desde el colegio nos mandan un profesor a casa tres veces por semana para que él siga estudiando", contó Luis.
Por Soledad Segade
Fuente: Diario UNO de Mendoza

Comentarios