San Rafael
Sábado 12 de Diciembre de 2015

La historia detrás de los "rompevidrios" que roban en autos

Buscan insertarlos en programas deportivos para que se alejen de las calles. Viven en barrios marginales y casi no asisten a clases.

 Son ocho o diez los menores de 13 a 15 años los que están involucrados en la banda de los “rompevidrios” de autos que mantiene en vilo a la Policía y a la Justicia, que por ahora no le encuentran una solución definitiva al tema. 
Si bien varios de ellos fueron detenidos, cuando recobran la libertad vuelven al mundo del delito porque su condición, según una alta fuente judicial consultada por Diario UNO de San Rafael, “es muy vulnerable, la mayoría no tiene una familia constituida y tampoco asiste regularmente a clases”.
Sin contención y ocupación definida, estos jóvenes no encuentran el rumbo y vuelven a delinquir, a tal punto que un par de ellos ya incursionó en otras modalidades como los arrebatos. 
Fueron dos los ataques, ambos a mujeres que caminaban por la calle y del tirón cayeron al suelo. Una de ellas se quebró el brazo y tuvo que ser internada. 
En este sentido la preocupación de las autoridades ante la inimputabilidad de los menores, la reiteración de los hechos y una escalada en la  violencia de sus delitos originó una reunión a la que asistieron personal policial, judicial, municipal y del organismo de protección de derechos de los menores. 
Allí se barajaron varias ideas, entre ellas incluirlos en programas deportivos para que los chicos puedan estar ocupados lejos del delito. Asimismo incentivar a sus familias a participar de talleres que les puedan brindar una salida laboral. 
La mayoría vive en barrios de condición humilde pero su verdadero hogar está en la calle. Allí aprenden a sobrevivir e inevitablemente caen en el mundo de las drogas y el delito.

Comentarios