País
Sábado 10 de Diciembre de 2011

La jura de Cristina trajo más poder a Moreno, presión a Moyano y un desprecio final a Cobos

En su discurso parlamentario, la Presidente criticó "las extorsiones y el chantaje" gremial, lo cual amplió la distancia del Gobierno con el secretario de la CGT. Anunció una supersecretaría que comandará el controvertido secretario de Comercio Interior. El Vice, ninguneado, no se quedó a escuchar a la mandataria. ►El discurso de la Jefa de Estado ►Frío saludo entre Cristina y Cobos ►No rompió el luto riguroso

Pese a que en el recinto del Senado de la Nación se encontraba Julio Cobos, al mediodía de este sábado la presidenta Cristina Fernández y el vicepresidente Amado Boudou se tomaron juramento a sí mismos (en realidad, ante la Asamblea Legislativa y obviando la figura del mendocino). De hecho, la Jefa de Estado -vestida de luto y muy emocionada- recibió la banda de parte de su hija Florencia.

Pasadas las 12, el vicepresidente Amado Boudou se tomó juramento. Y cuando eran las 12.05, Cristina hizo lo mismo y leyó: Yo, Cristina F. de Kirchner, juro por Dios y por la Patria, observar y hacer observar la Constitución, si así no lo hiciera, que Dios, la Patria y Él me lo demanden".

Previamente, Cristina llegó al helipuerto de la Casa Rosada acompañada por sus hijos, Máximo y Florencia, y de ahí se trasladó en autómovil al Congreso de la Nación.

Volvió a vestirse de riguroso negro, como lo hace desde el fallecimiento del ex presidente Néstor Kirchner, a pesar de que había expectativa sobre la posibilidad de que iniciara un medio luto.

Silbidos y ninguneos a Cobos

El vicepresidente saliente, Julio Cobos, había abierto la Asamblea Legislativa luego de las 11.30, entre silbidos de militantes kirchneristas que se encontraban en las gradas del Congreso. De hecho, no se quedó a escuchar el discurso de Cristina.

La vicepresidente primera del Senado, Beatriz Rojkes de Alperovich, fue la encargada de recibir a Cristina Kirchner tras su arribo al Congreso de la Nación. Segúndo después, la transmisión oficial mostró una mano que saludaba a la mandataria.

Pese a que las cámaras no mostraron la cara a la cual pertenecía esa mano, se trataba del vicepresidente saliente, Julio Cobos, quien saludaba a la mandataria minutos antes de jurar para su segundo mandato.

El cruce fue frío fue similar al de marzo de este año, cuando ambos dirigentes volvieron a verse para la apertura de las sesiones ordinarias del Parlamento.

El discurso de Cristina

Tras envestirse nuevamente como presidenta, la Jefa de Estado inició su discurso ante la Asamblea Legislativa. "Como todos se imaginarán, hoy no es un día fácil para esta presidente. Pese a la alegría y la contundencia del voto popular, falta algo y falta alguien. Alguien que hace exactamente 8 años y 7 meses, en este mismo lugar en el que estoy sentado yo, y yo sentada frente a él, venía a decirle a todos los argentinos que pertenecía a una generación diezmada", señaló Cristina Kirchner en el inicio de sus palabras.

Luego, pidió a la Justicia que imprima celeridad en los juicios a represores de la última dictadura para así "dar vuelta definitivamente una página tan trágica de nuestra historia".

"Yo decía en 2007: Espero que en estos cuatro años de mandato estos juicios que han demandado más de 30 años en ser iniciados puedan ser terminados -continuó-. Si bien se registra un gran avance en los mismos, lo único que sueño y le pido a la Justicia de nuestro país es que el próximo Presidente no tenga que volver a pronunciar esta frase y hayamos dado vuelta definitivamente una pagina tan trágica de nuestra historia"

Ponderó la reestructuración de la deuda argentina durante los últimos años y cargó duramente contra los denominados "fondos buitres" que buscan "sobre qué cadáver pueden carroñar".

"No va a ser sobre la Argentina, no va a ser mientras esté esta Presidenta", aseguró Cristina, en el que recordó cómo la gestión kirchnerista enfrentó el pago de la deuda externa.

Aseguró que uno de los "grandes desafíos" de la etapa que se inicia es trabajar sobre la competitividad, asentada sobre "mayor valor agregado, innovación, ciencia y tecnología".

"Éste es el gran desafío de la etapa que viene, que no pasa ni por el club de los devaluadores ni por el club de los endeudadores sino del mayor valor agregado, de la innovación, la ciencia y la tecnología", aseveró la mandataria.

Afirmó que durante su gobierno soportó cinco corridas cambiarias que la llevó a decir que "yo no soy la Presidenta de las corporaciones, lo soy de los 40 millones de argentinos". Y añadió: "mientras haya un solo pobre en la Argentina, no estará cumplimentado el proyecto popular".

Además, anunció la creación de una Secretaría de Comercio Exterior e Interior bajo la órbita del Ministerio de Economía, que conducirá Guillermo Moreno. "Será una secretaría con la dirección de la Presidenta de la
Nación. Comercio exterior e interior serán las dos caras de una misma moneda que no puede ser dividida", adelantó. Y también anunció la creación de una Subsecretaría de la Competitividad.

Un momento fuerte fue cuando, en virtud de los reclamos salariales, la mandataria dijo que existe el "derecho a huelga, pero no de chantaje y extorsión", en medio de los reclamos sindicales encabezados por el titular de la CGT, Hugo Moyano. "Cuando estaba Perón no había derecho a huelga, nosotros no somos así, tenemos derecho a huelga, pero de huelga, no de chantaje y de extorsión", afirmó.

También abrió fuego contra el campo. "A las cinco corridas cambiarias, podemos agregarle el conflicto más largo y prolongado del que se tenga memoria desde el regreso de la democracia", señaló la mandataria, en referencia a la disputa que mantuvo en torno al intento de aumentar las retenciones a las exportaciones agropecuarias.

"Si nos hubieran hecho caso, estarían mejor", destacó Cristina Kirchner, en referencia al proyecto que contemplaba establecer el valor de las retenciones de acuerdo con las variaciones de precio que sufrieran las commodities en el mercado internacional.

Cristina confirmó que convocará a sesiones extraordinarias y pidió la sanción de la Ley de Tierras y la Ley penal Tributaria, "entre otras" que no mencionó. "La última vez que vine aquí el 1 de marzo me olvide de pedir la ley de tierras. Lo cierto es que la mandé pero no la han tratado, así que por favor si podemos tratarla. Sería bueno que podamos apurar la sanción de esta norma que no es xenofóbica, no afecta de derechos adquiridos y que apunta a cuidar los recursos naturales", indicó.

Fue en el tramo final de su discurso, antes de volver a recordar a Néstor Kirchner y concluir la Asamblea Legislativa.

Poco después de las 13.30, Cristina salió  a la explanada del Congreso y saludó a la multitud que la esperaba en la Plaza ubicada en la intersección de las avenidas Entre Ríos y De Mayo. Y luego, a contramano por la avenida de Mayo y, con medio cuerpo fuera de la ventanilla, saludó a los militantes kirchneristas en su camino rumbo a la Casa Rosada, donde comenzó un espectáculo de rock, que durará hasta -aproximadamente- las 17, cuando sea el momento de que jure el nuevo Gabinete.

Fuentes: Noticias Argentinas, Télam y A24.com

 

Comentarios