Política
Miércoles 02 de Diciembre de 2015

La Justicia acorrala a Boudou a días de dejar la Vicepresidencia

El juez Lijo cerró la investigación por el escándalo Ciccone y se dispone a llevarlo a juicio oral. Su colega Oyarbide reapareció para citar a Boudou a indagatoria por el delito de dádivas para el 15 de diciembre.

El vicepresidente Amado Boudou tuvo ayer malas noticias en el frente judicial: a diez días de dejar el poder, el juez federal Ariel Lijo dio por cerrada la investigación por el escándalo Ciccone y se dispone a enviarlo a juicio oral, mientras que su colega Norberto Oyarbide reapareció para citarlo a indagatoria por el delito de dádivas para el próximo 15 de diciembre.

Después del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, doblemente condenado y a la espera del veredicto en el caso por la tragedia de Once, Boudou es el funcionario kirchnerista que más problemas tiene en los tribunales federales de Comodoro Py.

Boudou ya espera el juicio oral por falsificación de unos papeles de autos, pero ahora podría sumarse otro juicio porque el juez Lijo dio por concluida la instrucción de la denominada causa Ciccone, por la que el vicepresidente está procesado de "cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública".

Según fuentes judiciales, Lijo dio vista al fiscal federal Jorge Di Lello para que, en seis días, dictamine si coincide en el cierre de la instrucción y se eleve el caso a juicio oral; si el fiscal no coincide deberá fundamentar un eventual pedido de ampliación de pruebas.

Amigos. A ese juicio Boudou no llegaría solo, sino junto a su amigo José María Núñez Carmona y el empresario Alejandro Vandenbroele; a los acusados también se suma Nicolás Tadeo Ciccone, uno de los cofundadores de la imprenta; los ex funcionarios de Economía César Guido Forceri y de la Afip Rafael Resnick Brenner.

Boudou siempre aseguró que no conocía a Vandenbroele, titular de The Old Fund, la empresa radicada en Uruguay que se convirtió en controlante de la ex Ciccone Calcográfica, y que fue señalado como supuesto "testaferro" del vicepresidente.

Pero —según la investigación— Boudou, a través de Núñez Carmona, negoció con la familia Ciccone el levantamiento de la quiebra de la empresa para luego garantizarle negocios desde el Estado que se concretaron, entre ellos la contratación con la Casa de Moneda para emitir billetes.

La causa Ciccone tiene además un desprendimiento en la justicia de Formosa: The Old Fund fue contratada por 7,8 millones de pesos por el gobierno de esa provincia para asesor el refinanciamiento de su deuda, y por ello el se solicitó la indagatoria del ex vicepresidente y del gobernador Gildo Insfran.

El juez Lijo sospecha que esa operatoria fue la antesala de la causa Ciccone. El magistrado tiene además otra investigación contra el vicepresidente en la que aún no fue llamado a declarar: la que investiga su patrimonio y el de su entorno —entre ellos su ex novia, la periodista Agustina K„mpfer—, por su "vertiginoso e injustificado incremento" de sus bienes.

Apenas un rato después de que se conociera en tribunales la noticia de la clausura de la investigación por el caso Ciccone, el juez federal Norberto Oyarbide llamó a indagatoria al vicepresidente para el próximo 15 de diciembre, cuando ya deje su función, en la causa que investiga vuelos en helicópteros pagados por empresarios.

Fuentes judiciales indicaron que Oyarbide hizo lugar al pedido que le había formulado el fiscal Carlos Rívolo, un planteo que solicitó hace más de un año y reiteró la semana pasada reclamando, además, la prohibición de su salida del país a partir del 10 de diciembre, cuando deje la función pública.

Se trata de un expediente en el que Boudou está imputado por una serie de viajes al interior del país en aeronaves "prestadas" por empresarios en diciembre de 2011.

Por el mismo delito (dádivas) es una de las condenas que ya pesan sobre Ricardo Jaime.

Comentarios