Domingo 03 de Julio de 2016

La Justicia busca a médicos condenados por un aborto

Fallo. La Corte provincial ratificó la condena a Jacinto Carballo y Juan Carlos Bartomeu. Están prófugos. Inhabilitación. Por un aborto clandestino deberán ir a prisión y no podrán ejercer por 7 años la profesión.

La Segunda Cámara del Crimen libró esta semana la orden de captura de los médicos Jacinto Carballo y Juan Carlos Bertomeu, que fueron condenados el 26 de diciembre de 2012 por haber realizado un aborto que terminó con la muerte del feto y con lesiones graves a una mujer en Monte Comán.
Es que después de apelar esa sentencia, la Corte provincial rechazó los recursos y confirmó el fallo del tribunal compuesto en ese entonces por Jorge Yapur, Aroldo Gorri y Raúl Rodríguez.
La condena había sido para Carballo de 3 años y 8 meses de prisión efectiva, más la inhabilitación por 7 años y 4 meses para ejercer la profesión; mientras que para Bertomeu de 5 años de prisión efectiva y el mismo período de inhabilitación para trabajar como médico.
La orden fue girada a la Unidad Investigativa que se acercó hasta el domicilio que fijaron los condenados y no los encontró. Ambos están prófugos de la Justicia y al cierre de esta edición no había novedades de los paraderos.
Bertomeu estaría trabajando en la Patagonia, en cambio Carballo, que ejercía su profesión en Monte Comán, nada se sabe.
Ambos aparecieron públicamente por última vez en 2015 cuando se desarrolló el juicio a Jacinto Carballo por haber querido matar a su amigo y abogado Alfredo Zuliman Bittar con un medicamento del que era alérgico para quedarse con su joven esposa Paola Cotrona, de cuya acusación fue absuelto. En esa ocasión Bertomeu fue citado como testigo en la causa.
El hecho
Según lo probado en el juicio, los dos médicos practicaron un aborto a una mujer, Ramona Olivera, de Malargüe, en el consultorio de Jacinto Carballo el 20 de abril de 2011 en Monte Comán, durante el cual murió el feto.
En esa práctica también se le perforó el útero y el intestino grueso a la mujer por el mal uso de la cureta (instrumento en forma de cuchara con filo).
Entonces Ramona sufrió una descompensación y hemorragias por la vagina. Ante este cuadro en el que ella podría haber muerto, Carballo se desentendió del tema y le ordenó a su colega que se la llevara porque se iba a morir.
Bertomeu decidió trasladar a la mujer hasta el hospital de Malargüe, donde este profesional cumplía funciones.
Trasladados por el marido de Olivera, llegaron a Malargüe a las 2.40 del 21 de abril y allí se le extirpó el útero y se le hizo una separación quirúrgica del tramo dañado del colon.
El profesional asistió a la operación y, según el fallo, “intentó una maniobra en el útero para disimular el aborto”.
En este contexto, los jueces condenaron a Bertomeu por “aborto profesional en concurso real y lesiones culposas gravísimas y abandono de persona”. Y a Carballo se lo condenó por “aborto profesional en concurso real y lesiones gravísimas”.
La sentencia no quedó firme porque la defensa la apeló y ambos quedaron en libertad. Pasaron casi cuatro años para que la Corte ratificara el fallo de la Segunda Cámara, que ahora ordenó prisión efectiva para ambos profesionales y la inhabilitación para ejercer la medicina.
En el caso de Carballo, los jueces deberán computar en la condena el tiempo que pasó preso cuando fue acusado del intento de homicidio contra su amigo Zulimán Bittar. 
Búsqueda
La decisión de la Corte provincial fue notificada esta semana y desde la Segunda Cámara del Crimen se ordenó la detención de ambos médicos.
La captura quedó a cargo de la Unidad Investigativa que fue a buscarlos a sus domicilios y no les encontró.
En el caso de Bertomeu, se sabe que está trabajando en un hospital en el sur del país, se enviará una orden de arresto y pedido de extradición a la policía de esa provincia. Una vez que esté detenido, personal de Investigaciones deberá irlo a buscar.
Respecto a Carballo, su paradero es un misterio y por ahora nada se sabe del médico. Los investigadores no lo hallaron en el domicilio que fijó ante la Justicia.
Marcelo Schmitt
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios