Más noticias
Viernes 09 de Diciembre de 2011

"La masacre no encaja con el tipo de familia que era", dijo una amiga de la mujer asesinada

Alejandra Cuvertino, docente e íntima amiga de Mónica Miguel en Las Heras, junto a sus padres y su hijo adoptivo -de 10 años- no entiende lo que sucedió. “A mí me suena rarísimo, los conozco hace 31 años, son una familia que bendecía todos los días la mesa". En la foto, Mónica Carbajal, también amiga de la asesinada, es consolada por una allegada a la familia. Masacre de Las Heras: advirtieron que "los menores perdieron el respeto a la vida" El padrino de Ezequiel dijo que era esquizofrénico y sus abuelos le temían Una aproximación clínica al caso para develar las mentes de la matanza  

Por Gonzalo Ponce

Alejandra Cuvertino, docente e íntima amiga de la fallecida Mónica Miguel en la masacre de Las Heras no entiende lo que sucedió. Para ella el cuádruple y sangriento asesinato no encaja con el tipo de familia que eran los Miguel.

“A mí me suena rarísimo, los conozco hace 31 años, son una familia que bendecía todos los días la mesa. En el secundario, los papás de Mónica (también fallecidos en el crimen) participaban en todas las actividades. Sara, la mamá, fue con nosotras al viaje de egresados y Mónica era ejemplar”, resumió Cuvertino este viernes en la mañana.

Sobre Ezequiel, la amiga de Mónica reconoció que tenía algunos problemas, pero sostuvo que nunca la mamá le dijo que el chico de 10 años (también fallecido) sufría de esquizofrenia, como sostuvo su padrino.

“Mónica consultó a varios profesionales. Muchas veces le pregunté qué diagnóstico le habían dado, siempre me contestó ‘bloqueo afectivo por ser adoptado’ desde los cuatro años que consultaba a especialistas por diversos comportamientos del chico, pero nunca me enteré que fuera por esquizofrenia”, aseguró Cuvertino.

Entre los problemas del chico, la amiga de la desafortunada mujer enumeró algunos muy comunes como ciertos berrinches, que desarmara la cama en forma violenta ante alguna negativa o que no hiciera las tareas en la escuela. Pero no le consta algún ataque a la madre. Sí aceptó que a Mónica le costaba poner límites ante algunos comportamientos del pibe y que en el último año tuvo episodios un poco más repetidos.

Sin embargo, Cuvertino resaltó que hasta se fue de vacaciones, junto a su familia, con Mónica y su hijo y que jamás tuvo un problema. “Mi hijo tiene la misma edad de Ezequiel, han jugado juntos, van a la misma escuela, nunca sufrió una agresión, un golpe, nada. Por eso todo me resulta tan raro”.

La desventurada Mónica tuvo su primer novio a los 49 años, hace tres meses, según contó su amiga. Y descartó de plano la posibilidad de que esta situación pudiera haber incidido en la conducta de Ezequiel. “A Daniel (el novio) lo adoraba. Cada vez que lo veía salía corriendo a abrazarlo. No creo que esto haya sido desencadenante de nada”.

Por último Cuvertino señaló que si bien los abuelos tenían una avanzada edad, no entiende cómo no pudieron detener a un chico de 10 años, en el caso de que hubiera sido él. “Alí Miguel era un tipo muy corpulento y, a pesar de su edad, se encontraba en buen estado físico, su esposa también y Mónica también. Para mí hay muchas cosas que no encajan”, cerró

Comentarios