Más noticias
Lunes 05 de Diciembre de 2011

La ministra de Trabajo de Italia lloró al anunciar el ajuste

Elsa Fornero acompañaba a Mario Monti en una rueda de prensa y no pudo contener las lágrimas al anunciar el plan "Salve Italia".

El Consejo de Ministros italiano, presidido por Mario Monti, aprobó el primer ajuste presupuestario del Ejecutivo de tecnócratas, lo que provocó el llanto de la ministra de Trabajo, Elsa Fornero

En el plan Salva-Italia -como lo bautizó Monti-, 20.000 millones de euros corresponden a ajustes presupuestarios y otros 10.000 millones, a gastos en favor del crecimiento, del sistema productivo y del trabajo.

La aprobación del paquete estaba prevista para hoy, pero ayer se decidió adelantar el Consejo de Ministros, que duró más de tres horas, una vez que Monti lo explicó a sindicatos, empresarios y agentes sociales.

El primer ministro explicó que su Gobierno tiene "un mandato de corta duración" y "el severo compromiso de ayudar a Italia a salir de una crisis gravísima".

Agregó que apoyará la propuesta de crear un impuesto sobre las transacciones financieras en sede europea, sobre lo que Italia hasta ahora había tenido una posición contraria.

Monti alegó que habrá "sacrificios", pero también acciones en apoyo de las empresas, liberalizaciones en interés de consumidores y de la competencia, y que la lucha contra la evasión fiscal será una prioridad del Gobierno, que no recurrirá a amnistías.

Por su parte, la ministra de Trabajo, Elsa Fornero, se refirió a la reforma de pensiones, con el aumento de 42 años para los hombres y 41 para los mujeres del mínimo de años cotizados para poder percibir la jubilación.

Comentarios