San Rafael
Lunes 23 de Mayo de 2016

La mujer atacada por los perros sufrió 50 mordeduras

Una jauría la atacó cuando caminaba rumbo a su trabajo. Es probable que pierda la movilidad en sus brazos Una infección podría complicar su salud y sufre problemas cardíacos. Los canes le arrancaron el cuero cabelludo.

El feroz ataque que sufrió Martha del Carmen López (57) cuando salió a trabajar el miércoles pasado le dejará secuelas que le cambiarán la vida para siempre. Los perros que la atacaron brutalmente le dejaron más  de 50 heridas en sus brazos, piernas y en la cabeza.
La mujer, que trabaja en un jardín maternal que depende de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (DINAF), sufrió mutilaciones gravísimas, sobre todo en los brazos  y en la cabeza, donde perdió el 70% del cuero cabelludo.
Tras ser salvada por un vecino que escuchó sus gritos desgarradores, Martha fue trasladada de urgencia al hospital Schestakow. Allí ingresó directamente al quirófano donde fue sometida a una intervención que duró 4 horas  e incluyó una transfusión de un litro y medio de sangre.
Los cirujanos hicieron una primera evaluación para descartar lesiones vasculares, luego suturaron las heridas más importantes alojadas en los brazos y en la cabeza. UNO San Rafael posee fotos de cómo quedó la mujer con sus heridas, pero son tan fuertes e impresionantes que la decisión fue no publicarlas.
“La paciente ingresó en un estado crítico debido a la gravedad de las lesiones”, señaló el cirujano plástico Franco Rosso. Para el especialista, “Martha tuvo suerte porque estaba abrigada y la ropa evitó un daño mayor que le podría haber costado la vida”.
Las lesiones son profundas con cortes en los ligamentos y tendones de los brazos. La carne y la piel “fueron arrancadas a mordiscones”, explicó el cirujano, que agregó que “vamos a tener que hacer un injerto para reconstruir esa zona”.
Pero lo más grave para la mujer, que padece de trastornos cardíacos y lleva consigo un marcapasos, es la  discapacidad que le pueden generar las lesiones con la pérdida de movilidad en sus brazos. “Un daño más severo y había que amputarle los brazos”, sostuvo el médico.
En cuanto a la cabeza, fue tan feroz el ataque que la mujer perdió casi todo el cuero cabelludo y no lo va a volver a recuperar. “Se veía hasta el hueso del cráneo”, recordó Rosso.
En este escenario los médicos, que ya la pasaron a una sala de aislamiento en el tercer piso del nosocomio, están ocupados en evitar un cuadro infeccioso que pueda agravar el estado de salud de la paciente.
“La mordedura de un perro es muy peligrosa por los gérmenes y bacterias que puede transmitir el animal, por eso hay que tratar con antibióticos al paciente para que no se genere una infección masiva”.
Recién después de un mes y medio se puede empezar a hablar de una reconstrucción estética que necesitará de injertos de piel, que se sacarían de las piernas de la paciente.
Lo cierto es que esta mujer  de 57 años, que es viuda y madre de 5 hijos, salvó su vida de milagro, “pero las consecuencias del ataque no serán fáciles de sobrellevar“, sostuvo el especialista. 
Marcelo Schmitt
unosanrafael2012@gmail.com
 

Comentarios