Más noticias
Martes 27 de Septiembre de 2011

La NASA confirmó que el satélite UARS cayó en el Océano Pacífico Sur

Después de los descabellados pronósticos, la Estación Espacial Internacional precisó que el reingreso a la atmósfera fue lejos de cualquier tierra firme.

La NASA puso fin a las especulaciones y la incertidumbre que generó el satélite que iba a estrellarse en la Tierra. Este martes detalló el punto de reingreso a la atmósfera del satélite UARS, que impactó el pasado sábado en un área del sur del Océano Pacífico, lejos de cualquier tierra firme.

"El satélite entró en la atmósfera sobre el Pacífico a 14,1 grados latitud sur y 170,2 grados longitud este. Esta localización se sitúa sobre un área del océano remota y grande", explicó la NASA en la que será su última actualización sobre el UARS.

El área en la que pueden haberse dispersado los restos del ingenio se encuentra entre 480 y 1.300 kilómetros al noroeste de su punto de reingreso a la atmósfera.

La NASA también precisó que el satélite cayó a la Tierra, a las 04.01 GMT del sábado 24 de septiembre, día en que la agencia espacial estadounidense calculaba que lo haría "entre las 03.23 GMT y las 05.09 GMT".

Tras concluir en 2005 una vida científica productiva de casi seis años, el UARS, de 750 millones de dólares y de más de 5,5 toneladas, regresó despedazado en 26 partes a la Tierra.

La caída del satélite ha estado rodeada de gran ansiedad y conjeturas en las redes sociales, donde el ingenio se convirtió en uno de los protagoistas de la semana. No obstante, la probabilidad de que alguno de los restos del satélite de Investigación de la Alta Atmósfera (UARS), que pesaba 5.675 kilogramos, alcanzara a una persona era muy remota según la NASA, que la cifró en una entre 3.200.

La agencia insistió en que desde el comienzo de la era espacial no se ha confirmado ningún caso en el que haya resultado herida una persona por un objeto espacial durante la maniobra de reingreso.

El transbordador "Discovery" transportó en 1991 este satélite de seis toneladas diseñado para medir los cambios atmosféricos y los efectos de la contaminación.

Fuente: ElPais.com

Comentarios