País
Domingo 25 de Diciembre de 2011

La Navidad no impidió los cruces entre el oficialismo y la oposición por Papel Prensa

Aníbal Fernández negó que el Gobierno pretenda “controlar a la prensa” con la ley que declara de interés público la producción y venta del papel para diarios; mientras Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica-Ari) advirtió que hay “una vocación de controlar todo”.

El senador oficialista Aníbal Fernández negó este domingo que el Gobierno pretenda “controlar a la prensa” a partir de la ley que declara de interés público la producción y comercialización del papel para diarios, mientras por el contrario legisladores de la oposición y editores estimaron que se apunta a la desaparición de medios o a condicionarlos.

El ex jefe de Gabinete nacional aseguró que “nunca sucedió y no va a suceder” un intento de la Casa Rosada para amordazar a los medios de comunicación social.

Fernández también rechazó con ironías las críticas del jefe del bloque de diputados de la Coalición Cívica-Ari, Alfonso Prat Gay, que advirtió que había “una vocación de controlar todo”.

El senador acusó al diputado de tener una “influencia maligna que no le hace pensar como corresponde”, en alusión a la ex candidata presidencial Elisa Carrió.

Además, negó terminantemente que la Casa Rosada busque limitar con la ley que declara de “interés público” la producción y venta de papel para diarios.

“Desde ningún punto de vista”, sostuvo ante una pregunta en ese sentido y repreguntó a sus entrevistadores: “¿Quién los controla a ustedes, si dicen lo que se les antoja? Yo los escucho todos los sábados, dicen lo que les antoja y sacan a cualquiera que dice lo que se le antoja y está bien”.

Fernández añadió que “esa libertad la conquistamos entre todos y tenemos que defenderla. Lo que nosotros pretendemos, al haber sancionado esta ley del acceso libre al papel, es que todos, los (diarios) más chiquititos y los más grandes, accedan (al papel) y tengan oportunidad”.

Por otra parte, salió al cruce de un comunicado de la Unión Cívica Radical que denunció “atentados a la libertad y desvíos autoritarios” del gobierno nacional al considerar, en tono burlón, que el radicalismo “seguramente tiene intenciones de quedar bien con el Grupo (Clarín) para que ustedes los sigan invitando a “Dos Voces” (el programa que se emite por canal 13), que con otra cosa”.

En la vereda opuesta, la diputada por Unión por Todos Patricia Bullrich aseguró que “el gobierno quiere que antes de principio de año por lo menos Clarín y la Nación desaparezcan. A partir de ello va a comenzar un apriete mayor a los que queden y después no va a poder volar una mosca”.

“Hay una mirada ofensiva con un objetivo estricto de control, un objetivo donde el Estado se pone por encima de la Constitución y genera un estado de excepción’, señaló

Bullrich dijo que la norma ’lo que hace es apropiarse de una empresa’ y advirtió que en su artículo 41 ’dice bien clarito que se podrán licuar las acciones, inclusive eso es un delito en términos económicos’

El presidente de ADEPA, Carlos Jornet, cuestionó el discurso “antimedios” que utiliza el Gobierno y sostuvo que el objetivo era “tomar el control de Papel Prensa y controlar la libertad de prensa” con la nueva ley sobre el insumo básico de los diarios.

Jornet, editor del diario La Voz del Interior, insistió con que se busca “limitar la importación (de papel) y terminar de condicionar a la prensa escrita, el último gran bastión para poder controlar la opinión pública en todo el país”.

“Tener una visión crítica es una actitud propia del periodismo” recordó y la nueva norma “agravia el Pacto de San José de Costa Rica”. Por eso, anticipó que “la Corte Suprema se va a tener que expedir sobre este punto”. Y, advirtió que “si no da respuesta, habrá que acudir a la Corte Interamericana de Derechos Humanos para ponerle algo de razonabilidad”.

Fuente: El Cronista
 

Comentarios