Economía
Martes 22 de Noviembre de 2011

La nueva temporada de trajes de baño llegó a Mendoza con una suba del 20%

El incremento es motivado por la inflación y la multiplicidad de accesorios y texturas con las que fueron fabricados los diseños de este año. Cómo elegir una malla acorde con el tipo de mujer.

Carina Luz Pérez
cperez@diariouno.net.ar

Comprar un traje de baño este verano costará entre 20% y 30% más que el año pasado, no sólo por el efecto inflacionario habitual en cada cambio de temporada, sino porque las mallas vienen con una variedad de texturas y accesorios que las vuelven un poco más caras.

Tachas,lentejuelas,canutillos, bordados, encajes, minifaldas, shorts y bolsos haciendo juego son parte de las opciones. Por lo tanto, si la idea es lucirse en la playa, el río o el club, la inversión rondará en promedio entre los $270 y los $500.

De todos modos, caminando el centro se pueden encontrar trajes de primera marca del verano anterior desde $100, lo interesantes es buscar combinaciones ingeniosas.

La novedad del aumento llegó esta semana al mostrador de las principales casas de lencería o de venta de ropa deportiva, pero los negocios ya sabían del alza desde junio pasado. Es que en ese momento del calendario, los diseñadores presentan sus colecciones y de acuerdo con lo que la mayoría de los comerciantes solicitan, es lo que luego se fabrica.

“Cuando hicimos la compra en junio nos sorprendimos un poco por los incrementos, pero no aplicamos a todos los productos esos porcentajes, algunos se están ofreciendo a $99”, comentó Verónica, vendedora de un negocio en plena calle Espejo.

Sin embargo, su colega de avenida San Martín, Andrea opina: “Una mujer se siente desnuda en malla y necesita sentirse cómoda, no importa tanto el precio o la tendencia, por eso se busca primero lo que queda realmente bien”.

El secreto es saber qué estilo es mejor para destacar lo mejor que una chica tiene naturalmente (ver aparte).

Moda retro

En cuanto a las tendencias, las propuestas abarcan muchos estilos, sin embargo, la moda retro es furor en esta materia.

Por eso se repiten en las vidrieras trajes de dos piezas, con bikinis de cintura extra alta que parecen copiadas de una foto de Marilyn Monroe de los años ’50.

Rayas azules que recuerdan el estilo marinero, y lunares en blanco y negro son los estampados más utilizados en este tipo de cortes.

La tankini, una remera con la tasa formada acompañado con bombacha tipo culote, la trikini lateral (el año pasado se usó mucho el corte al medio del torso) y las bikinis con el corpiño torsado con breteles desmontables, son las novedades de los diseños 2011.

“En general las mendocinas son muy conservadoras al momento de elegir una malla, recién ahora se están animando a las texturas, a los detalles y combinar estampados de todo tipo como flores, rayas, dibujos estilo azteca”, explica Verónica.

 

mallas

 

¿Breteles anchos o finos?

Ya sea bikini o enteriza, deben evitarse los breteles anchos en hombros pequeños porque se verán más angostos aún. Y los breteles finitos, en hombros grandes.

¿Liso o estampado? Tiende a pensarse que un traje liso ayudará a estilizar la figura pero depende del color. El blanco no cumple con el objetivo, en cambio, las rayas verticales son una opción. Además, los tonos oscuros se usan en las partes que se quieren disimular y los estampados en aquellas que se quieren destacar.

El mismo criterio sirve para elegir mallas con detalles como apliques, volados, bordados.

¿Tiro medio o bajo?

El tiro medio suele ser el más sentador en la mayoría de los casos. Si se decide por el tiro bajo, hay que tener cuidado con que la prenda no sea demasiado apretada porque generará los famosos “flotadores” laterales.

Comentarios