Primicias
Viernes 11 de Noviembre de 2011

La nueva vida de Nino Dolce: Llegó un momento que me comió el personaje

El polémico Nino Dolce dialogó en exclusiva con El Diario del Espectáculo y dio detalles de su viaje espiritual a Perú donde encontró la paz que necesitaba para reencausar su vida. Fue dificilísimo estar 10 meses concentrado en la búsqueda espiritual. Acá entre medio del champagne, la noche y las mujeres no lo podía hacer, explicó el hincha de Lanús.

Por Luciano López
lucianolopez@primiciasya.com
Twitter: lucianolopez25

¿Por qué decidiste instalarte diez meses en Perú?

Llega un momento que todos hacemos un click. Estoy en la noche desde los 15 años y como que uno quiere frenar. Pensé que era necesario cambiar el escenario para hacer ese click y la búsqueda espiritual me pareció un buen lugar donde buscar ese cambio adentro de uno. Cuando me enteré que en Perú se hace este tipo de curación a partir de la meditación y la espiritualidad me pareció el camino.

¿Volviste renovado mentalmente?

Fue un cambio al cien por cien. Para que te des una idea dos días antes de viajar grabé para Venus. Fue más que nada la fuerza de voluntad, el decir vamos para adelante pase lo que pase. La decisión de viajar fue para tomar una distancia física de todo para estar en un lugar en el que no haya interferencia. Fue dificilísimo estar 10 meses concentrado en la búsqueda. Acá entre medio del champagne, la noche y las mujeres no lo podía hacer.

¿Dejaste esa etapa de amante de la noche y las mujeres con la que te hiciste conocido?

Ese Nino sexópata, juguetón y quilombero siempre está dentro mío, va a seguir hasta que esté tocando el arpa. Me gusta, no lo puedo evitar. Lo que pasa es que llegó un momento que me comió el personaje. No quiero ventilar cosas de mi vida privada. A mí si me preguntas si quiero seguir laburando en los medios te digo que sí, obviamente, pero en estos momentos tengo que volver a aterrizar. Ahora no iría a los programas a pelearme, necesitaba tomar distancia de eso. Estaba muy expuesto, poniendo toda mi intimidad como bandera y yo no necesito eso. Pude verlo y ahora tengo que mantenerme así.

Comentarios