Política
Lunes 05 de Septiembre de 2011

La otra etapa del diálogo oficial

El mensaje de la presidenta Cristina Fernández, pensando en su segundo mandato, tuvo repercusiones favorables y sintonías con el sector empresarial.

Gustavo Sylvestre
Columnista de UNO


“Yo estoy en otra etapa de mi vida y voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para alcanzar los máximos objetivos”. La frase fue pronunciada por la presidenta Cristina de Kirchner el jueves por la noche mientras celebraba el Día de la Industria.

El destinatario fue el presidente de la Unión Industrial Argentina, Ignacio De Mendiguren, hacedor del milagro de haber recuperado la buena relación entre la entidad industrial y el Gobierno nacional.

Un día después, y en la intimidad, mientras le comentaba a personas de su entorno esa frase, De Mendiguren volvió a sorprenderse: “La pucha si es fuerte que una persona te diga algo así, sobre todo después de lo que le tocó pasar… La veo muy bien, cada vez más sólida y muy compenetrada en la gestión”.

Es la primera vez en la era kirchnerista que el Día de la Industria tuvo el marco excepcional de más de 1.600 invitados, con la presencia de gobernadores de distintos signos políticos –estaba Hermes Binner en una de las mesas–, legisladores de todos los partidos, y representantes de la CGT, de la CTA y de otras organizaciones.

“Es una pena que no haya venido Macri, yo personalmente lo llamé dos veces y hablé con él….No sé qué le pasó”, se lamentaba el viernes el titular de la UIA De Mendiguren, ante el faltazo del jefe de Gobierno porteño.

No es la primera vez que De Mendiguren escucha de boca de la Presidenta frases como las del inicio. El titular de la UIA esta confiado en que el Gobierno ha iniciado otra etapa, de mayor diálogo, de apertura, que será positiva para el país.

“Yo le creo, no tengo por qué no creerle… Creo que está por el buen camino, y cuando las cosas se hacen bien hay que apoyarlas, porque a todos nos hace bien”, les comentó De Mendiguren a los suyos, mientras destacaba su alegría por la buena recepción que había tenido el discurso pronunciado ante la Presidenta, que recibiera los elogios de esta.

“Fue un discurso real, donde también marqué lo que aún falta, y es importante que la Presidenta haya coincidido con los reclamos”, sostuvo el jefe fabril.

La Presidenta, si bien no lo muestra hacia fuera, ya se mueve pensando en la segunda etapa de su gobierno.

La buena sintonía lograda con los empresarios, las señales de tranquilidad que el Gobierno ha enviado hacia ellos y la disposición a escuchar resaltada por De Mendiguren, anticipan que tal vez antes que termine el año, se podría lograr el tan mentado acuerdo social, entre sindicalistas, empresarios y el Gobierno.

En este sentido hay que destacar varios gestos de las últimas semanas, que ayudan en ese camino, a saber:
–El salario mínimo, vital y móvil fue elevado a un nivel más cercano a lo que pedían los empresarios, que al del sindicalismo.

–El acuerdo alcanzado, por primera vez, por la CTA y la CGT, que llevaron una postura común a ese encuentro, que preanuncia una etapa de convivencia pacífica entre ambos sectores, celebrado por el gobierno.

–La “tranquilidad”exhibida en los últimos tiempos por el titular de la CGT, Hugo Moyano.

–La disposición del denominado G6 de empresarios, críticos en algunos momentos al kirchnerismo, de dejar en manos de De Mendiguren todas las líneas de diálogo con el Gobierno.

–La “bajada de línea” que el titular de la UIA le hizo al titular de la Sociedad Rural Luis Biolcatti, en el sentido de que no confronte políticamente con el Gobierno.

Desde la Rosada indican que si bien la Argentina esta preparada para sortear el temporal mundial de una posible recesión por la crisis de Japón, Europa y Estados Unidos, la Presidenta ha indicado en diálogos privados con sindicalistas y empresarios que hay que estar prevenidos, alertas y tener gestos de responsabilidad para cuidar lo hecho hasta acá y consolidar el futuro.

En un encuentro reservado que se concretó esta semana en el Concejo Argentino para las Relaciones Internacionales que preside el ex canciller radical Adalberto Rodríguez Giavarinni, por la llegada del ex canciller español y ex jefe de la OTAN el socialista Javier Solana y el ex titular del Bid, Enrique Iglesias; se escucharon halagos para la situación argentina y un pronóstico alentador para los proximos años.

“Argentina y América Latina serán la esperanza económica del siglo XXI, aventuro Javier Solana, quien destacó la solidez de la economía argentina, y el estar favorecida la región por el crecimiento continuo de la economía China, que según su óptica, se mantendrá.

“Ustedes tienen que superar ese negativismo que tienen sobre ustedes mismo, porque vendrán tiempos mejores que deben aprovechar”, señaló el español, ante el consentimiento del dueño de casa, Rodríguez Giavarinni.

En ese cónclave de nivel internacional se evaluó como positiva la situación política argentina, se criticó a toda la oposición por la carencia de propuestas y la miopía para ver una realidad diferente a la que marcaron en los discursos.


Lo que vendrá
Las primeras encuestas, algunas de ellas reservadas y que no serán publicadas, le están dando a la Presidenta un crecimiento de entre el 5% y el 8% respecto del 50% que sacó en las pasadas primarias, un fortalecimiento de Hermes Binner en el segundo lugar y un descenso de Duhalde y Alfonsín.

Alberto Rodríguez Saá es otro de los candidatos que se pueden ver beneficiados en un lento crecimiento, y se observa el desbarrancamiento total de la lider de la coalición Cívica Elisa Carrió, superada por Jorge Altamira.

La imagen positiva del Gobierno también ha crecido, y trepa al 70%. De ese porcentaje, un 40% califica como muy buena la gestión de Cristina.

De la oposición, en este arranque posprimaria, sólo Hermes Binner parece beneficiarse con un leve crecimiento sobre el 10% obtenido el 14 de agosto pasado.

El socialista “roba” votos radicales y de la Coalición Cívica, y se lleva los de Proyecto Sur. Y es el único de los presidenciables que ha salido a mostrarse fortalecido tras la primaria del 14 de agosto.

Por el contrario, en las filas de Duhalde y de Alfonsín todo es depresión y desasosiego,y no logran encontrar un discurso frente al Gobierno y a la próxima elección.

Encima,al candidato radical le cayó como un mazaso la decisión de la UCR mendocina de promover el corte de boletas a favor de Roberto Iglesias. Alfonsín no salía de su asombro ante semejante medida,que lo ahogó aún más en la desorientación hacia el futuro.

Es que los radicales mendocinos recibieron en las ultimas semanas una encuesta reservada que le da a Alfonsín en Mendoza el 8% de intención de votos, que espantó a Roberto Iglesias, con buenas perspectivas para octubre.

La semana pasada el candidato a gobernador bonaerense, Francisco de Narvaez dialogó con el senador radical Ernesto Sanz, tratando de sugerirle que se sumen a la campaña de Alfonsín. Pero no encontró la respuesta que esperaba.

De Narváez mismo buscará en las próximas semanas un acuerdo con el sector de Alberto Rodríguez Saá en la provincia de Buenos Aires, y se “olvidará” de Alfonsín para su campaña provincial.

Comentarios