San Rafael
Jueves 30 de Abril de 2015

“La Policía debe capacitarse y el Poder Judicial también”

El juez Carlos Parma, docente y escritor, consideró que ese punto es central para mejorar la investigación de delitos. Además dijo que la escuela de policías tiene deficiente capacitación. También opinó el juez Pablo Perñasco.

  “Que la Policía debe capacitarse es una verdad de perogrullo, pero que el Poder Judicial también tiene que hacerlo es una verdad mucho más profunda”, opinó en diálogo con UNO de San Rafael el juez Carlos Parma, miembro del Tribunal Penal de Menores del Gran Mendoza y evaluador de aspirantes a jueces y fiscales en el Consejo de la Magistratura provincial.
Este jurista reconocido a nivel nacional e internacional, docente y autor de varios libros que dirigirá la diplomatura en ciencias penales que se dictará en el departamento, consideró que es fundamental la capacitación permanente para mejorar la investigación de los delitos.
“Lo central –dijo- pasa porque las universidades han desistido de la capacitación especializada, por otra parte los organismos judiciales no tienen conformado una plataforma de educación constante que hagan a que el examen de la persona que va a entrar sea continuo”.
Y ejemplificó que en ocasiones “cuando el policía llega a la escena del crimen sabe más que el fiscal, porque el policía ha visto muchos muertos y sabe por dónde se pueden haber ido los delincuentes, y tal vez el fiscal llegó hace tres meses a su función”.
De todos modos, “en la Policía también hay problemas muy graves y uno de ellos es lo que gana un efectivo; tiene que hacer un montón horas extras y dormir cuatro horas por día para poder llegar a un sueldo digno”.
Además, “creo que el Ministerio de Seguridad se equivocó creando esa escuela de policía (el Instituto Universitario de Seguridad Pública), que para mí no tiene una buena capacitación. Y es una escuela que gasta mucho dinero y que no ha servido para mejorar. Eso se lo va a tener que replantear”.
En su opinión, es un mejor modelo el adoptado por la provincia de San Juan, que solicitó los servicios directos de la universidad para preparar a sus policías. “Es como si hubiera buscado el mejor espacio y decir estos son los que mejor capacitan”.
Testigos y víctimas
En el análisis también participó el juez Pablo Peñasco, del Segundo Juzgado de Instrucción local y coordinador de la flamante diplomatura, para quien también es importante que los ciudadanos se comprometan denunciando o testificando.
Consideró que “si un testigo ocular no dice la verdad por temor, que creo que en muchas ocasiones pasa y lo vemos frecuentemente, se frustran las medidas y las pruebas”.
Entonces, “si necesita medidas de protección o asistencia, se le tienen que dar y tienen que ser eficientes. Tal vez el Estado allí esté fallando, no vamos a desconocerlo, pero también la gente tiene que saber que existen esas medidas”.
Recordó que está en vigencia una ley de protección de asistencia a víctimas y testigos, que contempla desde patrullajes periódicos y un policía uniformado o de civil para el testigo, hasta cambio de domicilio, de provincia o de nombre.
También es fundamental la preparación de quien recibe la denuncia para saber actuar.
“El policía que llega primero al hecho debe estar preparado para ver la situación de la víctima, de los posibles partícipes del delito, las cercanías en sus domicilios, el peligro que puedan correr las víctimas y los testigos e inmediatamente informar al fiscal, al juez o al que esté a cargo de la investigación para que se adopten medidas de asistencia. La Policía Comunitaria en esto también tiene un rol fundamental”, explicó Peñasco.
Además, mencionó que se debe hacer reserva de identidad de denunciante o el testigo hasta que ya no haya peligro y mientras no se viole la garantía de la defensa del acusado.
Por eso, “el policía que recibe una denuncia tiene que consultar si tiene dudas en hacer conocer o no la identidad del denunciante a la hora de tomar declaración indagatoria”.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com
 

Comentarios