Más noticias
Sábado 26 de Noviembre de 2011

"La Presidenta está muy mal informada sobre Aerolíneas y toma decisiones por cuestiones personales"

Lo dijo el titular de la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA), Ricardo Cirielli, como respuesta al Gobierno, que lo acusó de "provocador profesional" y de "boicotear" las operaciones de la línea de bandera.

El jefe de la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA), Ricardo Cirielli, admitió este sábado que era un “provocador profesional”, como lo calificó el secretario de Transporte, Juan Pablo Schiavi, pero explicó que lo hace “para que Aerolíneas Argentinas sea más eficiente”.

“Cuando me dicen que soy un provocador profesional, voy a decir que sí, estoy tratando de provocar una reacción para que inviertan”, afirmó Cirielli, quien subrayó que “con lo que digo quiero provocar que Aerolíneas sea eficiente, rentable, se bajen los costos, que hagan hangares nuevos y no sigan mandando aviones a reparar al exterior”.

Así pretendió justificar sus declaraciones en las que calificó el comportamiento del Gobierno como “reaccionario, típico de un gobierno militar, no de un gobierno democrático”. De esa manera, Cirielli le había contestado a la presidenta Cristina Fernández, que en el acto de inauguración de un hangar en Aeroparque el jueves responsabilizó al gremio de “boicotear” las operaciones de Aerolíneas.

Sostuvo que “la Presidenta está muy mal informada”, y consideró que “la llevan a tomar decisiones por cuestiones personales”. “Si cuestionamos la gestión de (el presidente de Aerolíneas Mariano) Recalde en Aerolíneas ella lo toma como algo personal, porque se lo transmiten así”, indicó Cirielli, quien evaluó que la Presidenta “ante una decisión errónea, toma decisiones equivocadas”.

Estimó que la jefa de Estado “debería leer lo que escribimos nosotros en nuestra página de internet y no lo que le llevan Recalde y Schiavi. Un jefe de Estado debe tener la calma necesaria para serlo, no ponerse nervioso y gritar”, afirmó el sindicalista.

Advirtió que “hay un nerviosismo que no es propio de un jefe de Estado”, e insistió con que “no se puede tomar esto como una cuestión personal y agredir”.

Fuente: El Cronista

Comentarios