Política
Jueves 02 de Julio de 2015

La profesora que "explotó" negó que haya tenido un arrebato y sostuvo que "los docentes tienen miedo"

Laura Cogni fue suspendida por 30 días luego de que se difundiera un video donde les grita a sus alumnos. El video, de menos de tres minutos, se viralizó y fue difundido por medios de todo el país.

A Laura Cogni le bastaron menos de tres minutos para volverse famosa a nivel nacional, pero no era el tipo de fama que a cualquier persona le gustaría. Cogni, que lleva 25 años de docencia, fue suspendida por 30 días luego de que se difundiera un video en donde la docente explota contra los alumnos de 17 y 18 años0 y los termina amenazando, luego de que uno de ellos se quedara dormido y otros no prestaran atención.
En una entrevista dada a “Buen día Argentina”, la mujer dio a conocer su parecer con la medida tomada contra ella y se mostró muy apenada de lo ocurrido y la repercusión que tuvo.
“En primer lugar, el video fue un acto ilegal. Los docentes siempre estamos arriesgados a esta situación, ya filman cosas cotidianas. Yo me preguntaría que piensa la sociedad, además de mi reacción, sino que pasa con los alumnos de hoy”, explicó Cogni, que se lamentó que solamente se juzgara su posición y no la de los alumnos.
“Los docentes, o muchos, se sienten muy impotentes dentro del aula y afuera. No se revaloriza nuestro lugar. Damos muchas horas de nuestras vidas y el silencio y la apatía es muy difícil darla vuelta en un aula, por más que insistan en que nos faltan técnicas. En los demás cursos soy una persona muy feliz”, manifestó la docente, que aseguró que sus alumnos la han apoyado.
En cuanto al video, manifestó que “no fue un arrebato, fue una suma de cosas, muchos docentes se sienten muy impotentes dentro del aula” y explicó que “en ese momento quizás tenía obligación de decir las cosas como dicen los pedagogos nuevos, con un nuevo lenguaje. Hay una necesidad de que los docentes debemos ser escuchados”.
““Los docentes tenemos miedo, estamos agotados, tenemos una sociedad que nos vive juzgando. Si corregí mal un examen de 150 que tenía, es tan grave que viene un padre con una amenaza de ir a supervisión, en lugar de advertirme que he sumado mal los puntos”, explicó Cogni.
“La gente me ha dicho que me apoya pero como sociedad tendríamos que plantearnos muchas cosas, no es un alumno que vive solo. Es una sociedad muy difícil. Yo trabajo muchas horas, tengo cuatro hijos y debo trabajar mucho para darles una vida digna”, manifestó Cogni y añadió: “No pasa por el dinero, sino por la cantidad de horas que puedo pasar con ellos. A los padres les pasa lo mismo, no es que no los educan, sino que también están asfixiados”, explicó.

 

Comentarios