Más noticias
Martes 20 de Septiembre de 2011

La promesa de viviendas se puso de moda: ahora en San Martín anuncian casas buenas, bonitas y baratas

El candidato a la intendencia de ese departamento, Luis Petri, aseguró que levantará viviendas sin costo de mano de obra para los adjudicatarios si logra desbancar al peronista Jorge Giménez.

Por Javier Polvani
 

La construcción de viviendas se metió definitivamente en el centro de la campaña electoral de cara al 23 de octubre en Mendoza, hasta los candidatos a intendente incluyeron las casas entre sus promesas de campaña. En San Martín, el radical Luis Petri, prometió que la Municipalidad construirá casas sin costo de mano de obra para los adjudicatarios si es que en las elecciones logra desbancar al peronista Jorge Giménez, quien va por el tercer mandato en el departamento.

En un spot publicitario preparado para atacar desde los medios con penetración en el ámbito departamental, el postulante de la UCR se comprometió a generar desde la comuna un plan para que los vecinos sin vivienda propia puedan acceder a la misma a sólo 60.000 pesos (las que construye el Instituto Provincial de la Vivienda cuestan 135.000 pesos). El financiamiento del programa, publicitó Petri, se hará mediante una operatoria bancaria que tendrá al Municipio como intermediario para mejorar las condiciones de los adjudicatarios.

Al mismo tiempo el radical prometió crear un fondo comunal de 10 millones de pesos para comprar terrenos que, tras someterlos a urbanización, serán destinados para la construcción de barrios. La realización de las casas que ofrece Petri en su propuesta de gobierno para San Martín no tendrá costo laboral ni costo empresario.

La mano de obra será cubierta con 50 empleados municipales conocedores del mundo de la construcción más 900 beneficiarios de planes sociales. Y la gestión y administración de los barrios será responsabilidad de la comuna, con lo cual, el candidato asegura que eliminará el lucro empresario del costo total de las viviendas para los vecinos demandantes.

Según la estimación de Petri, el déficit habitacional alcanza a unas 15.000 familias del departamento esteño, que tiene algo más de 100.000 habitantes. Y la crítica al intendente Giménez es concreta: según el radical, “no hizo ninguna casa, a pesar de que sabe que hay muchas familias de San Martín sin lugar para vivir”.


 

Comentarios